Una feria cargada de ilusiones.

Captura de pantalla 2017-07-23 a las 11.57.53

Maestra: María Lourdes Jiménez García

Maestra de Primaria y licenciada en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte. Actualmente ejerce su labor docente en un colegio de la provincia de Jaén, convencida de que el juego es un gran recurso para favorecer el aprendizaje y desarrollando metodologías novedosas e innovadoras dentro del aula. Es autora de varios libros relacionados con la actividad física y la risoterapia, y ha sido galardonada en diferentes ocasiones con premios literarios de ensayo y poesía.

El trabajo por proyectos integrados consiste en aprender a través de temáticas atractivas y motivantes para el alumnado, sobre las que gira toda la programación y a partir de las cuales se crean tareas integradas que permiten desarrollar cientos de actividades y ejercicios (relacionados con los contenidos de todas las áreas) hasta llegar a la tarea final observable por todos. Para ello hay que aterrizar en la realidad escolar que se nos presenta en la actualidad, donde predominan las nuevas tecnologías y el atractivo de las redes sociales y donde, los docentes, debemos intentar competir contra ese atractivo utilizando nuestra mejor arma: la pedagogía. Nuestra misión debe ser conseguir que el niño se enamore de su escuela y para ello sólo basta descubrir en qué es el mejor de la clase y potenciar ese talento y cualidades. El libro de texto, por sí solo, no puede conseguir estos objetivos y está adormeciendo la escuela, los niños que se enfrentan a clases ancladas a la rutina y al aprendizaje memorístico y mecánico tienden a aburrirse, acaban desconectando y desinteresándose por el aprendizaje, esto, unido a la falta de estudio y esfuerzo por parte de los alumnos, provoca un amplio fracaso escolar. Si a ello unimos las cuantiosas leyes educativas, muchas de ellas carentes de sentido, llenas de absurda burocracia y para nada prácticas ni útiles, estamos consiguiendo un sistema educativo repleto de hándicap, que merma por completo el fin único de la escuela: preparar a los niños para enfrentarse a una sociedad plural y en continua evolución, dotándoles de la mayor cantidad de herramientas posibles para hacerles emprendedores y creativos en la vida. Este objetivo, en mi opinión, únicamente es posible a través del trabajo competencial, dejando de lado el libro de texto e implantando en las aulas nuevas metodologías generen interés, consiguiendo alumnos imaginativos y originales, capaces de resolver problemas de forma autónoma y desenvolverse en todos los ámbitos de la vida. Enseñar significa emocionar y emocionarse. Experimentar y aprender a través de la magia de las emociones, de la empatía en las tareas que hacen y emprenden. Uno no puede amar aquello que no le produce emoción y le eriza la piel dándole improvisación, expectación y sorpresa. Todos los días deben ocurrir cosas interesantes en el aula.

Este año, los 30 alumnos de sexto de primaria del CEIP Ntra. Sra. De los Remedios de Santo Tomé y yo, su tutora, nos hemos emocionado con un proyecto integrado, en el que todas las tareas y recursos han sido creados de forma autodidacta, titulado: “El circo: Un mundo de fantasía y diversión” ¿Te atreves a emocionARTE? a través de este proyecto hemos conseguido trabajar las emociones y la empatía para generar una mejor cohesión de grupo y trabajo en equipo, consolidando el trabajo cooperativo para restaurar algunos de los valores perdidos, siendo así más tolerantes y respetándose los unos a los otros: con sus diferentes capacidades y virtudes en un aula llena de diversidad y posibilidades. Como maestra, creo que el auténtico aprendizaje es aquel que se adquiere a través de la emoción de los sentidos, manipulando y experimentando con la mayor cantidad posible de experiencias y prácticas. Para ello debemos ofrecerle al alumnado un amplio abanico de actividades. Esta será la única forma de llegar a descubrir todos los talentos que hay en el aula y motivar a todos y cada uno de los alumnos, así como potenciar todas las competencias.

Un maestro debe innovar, renovarse y quebrarse la cabeza para descubrir los talentos de sus alumnos: en qué son los mejores, qué hacen mejor que nadie; después, irremediablemente, tiene que potenciar esas cualidades, ahí está la inclusión real, en la propuesta de tareas que requieren la participación de todos los talentos del aula para poder llevarse a cabo. Los niños se merecen al mejor maestro que podamos ofrecerles y eso no debe olvidársenos nunca, sobre todo no debe olvidársenos a la hora de programar y dar clase.

Para trabajar por proyectos debemos hacer cambios muy significativos: en el horario, el cual ya no estará organizado por áreas, sino por talleres competenciales: expresión oral, escritura creativa, reparaciones y ortografía, resolución de problemas, cálculo y enigmas, debates, comprensión literal, inferencial y valorativa, taller de artes plásticas, cine y karaoke, actividad física y salud, taller de investigación, taller de repaso y libro; y taller de ciencias y experimentos. Todo lo que se trabaja e investiga en esos talleres: lecturas, videos, manualidades… está relacionado con la temática del circo. Haremos también cambios en las agrupaciones: los alumnos se sentarán en grupos de trabajo con un encargado que variará semanalmente. Habrá cambios en la metodología y forma de explicar, aprender y trabajar: se trabaja teniendo al alumno como protagonista, se le deben dar pautas muy concretas de todo y feed-back (conocimiento de resultado), el alumno debe conocer en todo momento cómo se trabaja, qué debe hacer, cómo investigar, dónde encontrar recursos, cómo le vamos a evaluar… Por tanto, también haremos cambios muy importantes en la evaluación: no se harán exámenes de los libros de texto, sino que se diseñarán rúbricas encaminadas a puntuar todas las competencias, talleres y actividades. También se diseñarán pruebas escritas basadas en las competencias y no en el aprendizaje memorístico ni mecánico-reproductivo al que nos tiene acostumbrados el libro de texto donde si el tema trata de multiplicar ya sabemos que los problemas serán de multiplicar, etc. Por lo tanto, su única misión será memorizar y vomitar lo memorizado, consiguiendo no aprender nada.  Para conseguir todo ello deberemos tener muy en cuenta los recursos (deberán ser variados: desde todo tipo de material fungible hasta ordenadores, micrófonos, pizarra digital, etc.) y los espacios (daremos clase en el patio, aula de usos múltiples, aula de tecnología, biblioteca).

Los niños deben hablar en clase, organizarse, poner ideas en común… es un error pretender que el alumno se pase el día en silencio riguroso, con la cabeza agachada y haciendo ejercicios copiosos y aburridos de rellenar y escribir sin sentido. Por ello, también, cuando cada niño termina su taller y sus tareas, de manera organizada, puede dirigirse a cualquier rincón de la clase: rincón de biblioteca de aula (con cojines y esterillas para leer placenteramente), rincón de juegos de mesa, buzón de la amistad (donde se escriben cartas unos a los otros), rincón de deletreo de palabras, rincón de dibujo… Estos rincones no serán evaluados por lo tanto el alumno no se sentirá observado ni aborrecerá ir a ellos, sino que irá por motivación e interés propio.

Otro aspecto que cambia en mi metodología es que No hay deberes para casa, sólo los viernes se manda una temática para realizar un trabajo de investigación, a veces individual y en otras ocasiones en grupo, que se expone los lunes, de forma oral, durante el taller de expresión oral. En puentes y periodos vacacionales se mandan unas fichas relacionadas con la temática de los proyectos trabajados en clase, para repasar los diferentes contenidos de cada una de las áreas y competencias. Los alumnos deben tener una rutina y hábito de trabajo en casa: lectura diaria, repaso de chuletas relacionadas con los contenidos importantes de todas las áreas; y estudio a través del blog de aula: www.educacionfisicalourdes.blogspot.com.es . Es muy importante tener un contacto fluido con las familias y explicarles detalladamente la mecánica de esta metodología para que puedan ayudarnos desde casa.

Desde los diferentes talleres competenciales, organizados en el horario, se crea una temporalización de ejercicios y tareas. Así, por ejemplo, en el taller de expresión oral, a lo largo del curso, desarrollamos tareas integradas como masterchef, pasapalabra, taller de cuenta-cuentos, taller de experimentos, taller de trucos de magia, etc. con el objetivo de que el alumno aprenda a expresarse con un vocabulario rico y fluido, pierda el miedo escénico, adquiera estrategias de discurso y oratoria. En el taller de escritura creativa enviamos cartas a niños de otros colegios, email, analizamos los diferentes tipos de textos, hacemos concursos de poesía, murales, cartelería, etc. Esas tareas finales están previamente trabajadas a través de ejercicios encaminados a trabajar la ortografía, la gramática, la ampliación de vocabulario: análisis de oraciones, lecturas…

Los puntos fuertes de mi metodología son:

La inclusión real en el aula: que todos los alumnos/as se sientan protagonistas y que todas las capacidades y ritmos se incluyan e integren. Esto únicamente es posible dejando el libro de texto en un segundo plano y dándole protagonismo a las artes plásticas, al teatro, a las manualidades, a la expresión oral, a la pérdida del miedo escénico, a la desinhibición. Creo que cuando te olvidas de las discapacidades de los niños irremediablemente encuentras capacidades para tantos talentos. La inclusión únicamente hay que planificarla cuando no existe.

Mucha práctica y poca teoría: se trata de aprender investigando, manipulando y experimentando. Lo que el alumno/a hace es capaz de recordarlo y aprenderlo. Todos aquellos recursos y herramientas que utilicen nunca dejarán de saber utilizarlas.

Imaginación al poder: en clase hay cientos de capacidades, cualidades y talentos que debemos descubrir. Esa es nuestra obligación como docentes. Tenemos la fea costumbre de reforzarle al niño/a aquello que se le da mal, pero nunca le reforzamos lo que hace mejor que nadie, lo que se le da bien. Todo niño/a es el mejor de la clase en algo, sólo basta descubrir en qué. Para ello debemos proponer actividades muy variadas y dejarle libertad de acción, ser sus guías, pero no decidir por ellos.

Competencias para la vida: debemos preparar a los alumnos/as en competencias reales para enfrentarse a una sociedad cada vez más competitiva. Por ello nuestras actividades van encaminadas a desenvolverse y expresarse correctamente en público, tener competencias y habilidades comunicativas, sociales, afectivas… el libro de texto nos enseña a ser mecánico- reproductivos y no le da al alumno/a herramientas eficaces para ser un gran orador, escritor o matemático.

Este año las tareas finales de nuestro proyecto han sido diferentes:

  • Teatro inventado “El circo: Un mundo de fantasía y diversión” donde los alumnos se convierten en actores y actrices, crean y diseñan su decorado…
  • Competición de pasapalabra con preguntas relacionadas con el mundo del circo.
  • Concurso master chef por equipos.
  • Cuenta-cuentos del circo para niños de infantil y primer ciclo
  • Concurso de chirigotas en carnaval (temática del circo)
  • Recitado de poesía creativa relacionada con el circo
  • Los experimentos y la ciencia
  • Rodaje de un corto contra el acoso escolar
  • Exposición de galería de arte (donde expondrán cuadros, exposición de fotos representando las distintas emociones, circuitos eléctricos, etc. que han elaborado a lo largo del curso. Todo con la temática del circo)
  • La radio de aula: donde grabarán noticias del centro que previamente investigarán y luego serán escuchadas por toda la comunidad educativa durante los recreos.
  • Taller de trucos de magia.
  • La feria: organizaremos una gran feria para toda la comunidad educativa. Aprenderemos a hacer malabares, tragabolas, montar en monociclo. Habrá tómbola solidaria y caseta de chucherías, talleres, casetas de feria, juegos.

La tarea final de proyecto ha sido una visita al hospital de Jaén donde hemos podido donar el dinero recaudado en la feria a la asociación ALES (encargada de ayudar a niños con cáncer) y en la que hemos podido visitar la planta de pediatría y el Jardín de los Sueños para trasladarle a los niños enfermos un maravilloso día de circo y espectáculos. Fue una experiencia maravillosa para todos y los niños pudieron emocionarse muchísimo poniéndose en la piel de los enfermos más pequeños, mostrando empatía.

En el blog www.educacionfisicalourdes.blogspot.com.es se pueden ver los videos de todas las tareas, incluida la visita al hospital.

Conclusión:

Creo que nuestro sistema educativo debe cambiar. Actualmente está muy mal planteado. La ratio de las clases es demasiado elevada, la inversión económica en educación pública es insuficiente y los maestros estamos perdiendo toda autoridad de cara a la sociedad. Cada vez somos más cuestionados por los padres y menos respetados. Últimamente, los colegios, parecemos gestorías en lugar de centros educativos. Ya no se confía en la pedagogía del maestro, ni en su criterio, buen hacer y profesionalidad. Los maestros de hoy en día tenemos que hacer auténticos malabares para sobrevivir a todos los frentes que se nos abren en una sociedad cada vez más falta de valores y paciencia, dominada por las tecnologías mal suministradas. Aun así, sigo pensando que el trabajo por proyectos es capaz de conseguir los mejores resultados académicos y personales posibles. Pienso que un maestro motivado es capaz de motivar a sus alumnos en todo momento y remover cientos de sentimientos pausados.

Lo novedoso de este proyecto es que parte de las emociones y la empatía para poder abordar el tema del acoso escolar desde esos valores y con una temática atractiva y divertida que da pie a que el alumno aprenda mientras piensa que juega. Lo diferente de este proyecto es que sus tareas integradas abarcan a toda la comunidad educativa, haciéndola partícipe de todo. Lo diferente de este proyecto integrado es que ha sido capaz de ilusionar a los aburridos, sobremotivar a los motivados e incluirlos a todos sintiéndose protagonistas por igual en todo momento. Su felicidad: el objetivo mejor logrado.

EN RESUMEN:

  • DEBEMOS ENCHUFARLOS Y CONSEGUIR QUE SE ENAMOREN DE SU ESCUELA
  • DEBEN EMOCIONARSE CADA DÍA
  • TODOS LOS DÍAS DEBEN OCURRIR COSAS INTERESANTES QUE LES PERMITAN SER PROTAGONISTAS, COSAS INESPERADAS QUE LES LLENEN DE MAGIA, ENTUSIASMO E INCERTIDUMBRE, DONDE NO HAYA NADA PREDECIBLE.
  • LOS LIBROS, POR SI SOLOS, AISLAN LOS CONOCIMIENTOS Y APRENDIZAJES, NOS CONDUCEN A SER LOROS, A APRENDER LO MECÁNICO Y REPRODUCTIVO. LOS LIBROS ABURREN, ACOTAN LA CREATIVIDAD, NO INTEGRAN LAS CAPACIDADES Y CREAN ALUMNOS MEMORÍSTICOS.
  • MUCHOS NIÑOS SON GRANDES TALENTOS A PESAR DE QUE SUS CALIFICACIONES DIGAN LO CONTRARIO.
  • EL QUE NO CREE EN LA MAGIA NUNCA LA ENCONTRARÁ
  • MUCHA PRÁCTICA Y POCA TEORÍA.
  • LOS LIBROS NO PUEDEN SER LOS CIMIENTOS DE UNA ESCUELA, DEBEN SERVIRNOS DE RECURSO NO DE GUÍA, CUALQUIERA PODRÍA SER MAESTRO SI LOS EMPLEAMOS DE ESE MODO.
  • LOS LIBROS, POR SÍ MISMOS, ADORMECEN EL INTELECTO DE LOS NIÑOS, ABURREN SUS TALENTOS Y LES HACEN PASAR DESAPERCIBIDOS.

METODOLOGÍA GRÁFICA

Los aprendizajes, afortunadamente, van mucho más allá de los libros, tienen tantas dimensiones que son capaces de despertar talentos y afectos dormidos.

Captura de pantalla 2017-07-23 a las 11.58.15

Captura de pantalla 2017-07-23 a las 11.59.06

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *