Musicoterapia para el desarrollo.

musicoterapia-bebes-piano

Cuando empezó mi vida empezó mi carrera como musicoterapeuta.

Ante todo tengo que aclarar que es para mí ser musicoterapeuta y después os contaré cómo empezó todo.

La musicoterapia es una disciplina científica muy reconocida en el mundo entero por sus beneficios a nivel bio, psico, socio y espiritual. Aborda el ser entero de la persona y por esto se la define como holística. Además la musicoterapia entra dentro de las terapias o abordajes definidos como no verbales y también entra en las familias de las artes terapias.

En realidad es tan vasta su aplicación y tan poderoso el elemento de base que usa en su esencia, la música, que parece ser que cualquiera esté haciendo musicoterapia solo por el hecho de estar aplicando música o elementos musicales con un sujeto que de por si necesita terapia o mejor dicho que de alguna forma está incapacitado para el aprendizaje musical así como está concebido dentro de la enseñanza académica.

Así que para aclarar lo que es la musicoterapia me parece interesante una vez más reflexionar sobre lo que no lo es. Ante todo la musicoterapia es la materia del profesional de esta disciplina: el musicoterapeuta. Se dice musicoterapeuta a un profesional que ha cursado y acabado los estudios necesarios para ser tal, en España tal califica se resume en un master universitario de 60 créditos.

Bien, lo dicho, así que un maestro de educación especial usando instrumentos musicales no está haciendo musicoterapia; aunque los objetivos que persigue suelen ser terapéuticos, no posee las herramientas y la disposición necesaria para tal fin. Por disposición entiendo la de rehabilitar algunas de las áreas del sujeto con el cual se lleva a cabo la intervención y con el seguimiento especifico de un musicoterapeuta. Tampoco está realizando musicoterapia un músico en el hospital atendiendo a niños con cáncer o una matrona poniendo música clásica en el paritario de un hospital… cosa muy grata sin duda.

La música es nuestro patrimonio común y particular, no podemos pensarnos sin ella, pero hacer musicoterapia es llevar a cabo una intervención de inicio a fin con unos medios bien claros a disposición que son en este caso, las herramientas propias del musicoterapeuta. Si es verdad que cada musicoterapeuta interviene en el ámbito especifico en una forma que le es propia, pero siempre bien formado y dirigiendo su intervención.

Cada intervención en musicoterapia es única y pertenece al momento especifico y la relación especifica que se está manteniendo y desarrollando durante el proceso musicoterapéutico. Aun así en mi experiencia desde el 2006 con personas y sobretodo niñ@s con afectaciones neurológicas graves como la Parálisis Cerebral, el Trastorno del Espectro Autista, Daño Cerebral, Parálisis Braquial y algunas enfermedades raras y muy raras algunas, he encontrado una forma de intervenir a través de los instrumentos que resume todo mi aprendizaje previo y continuo en las diferentes áreas de mi interés. Por ejemplo he podido fusionar los conocimientos de la medicina oriental con los principios básicos de la neurociencia, siendo terapeuta Shiatsu desde muy joven y estudiando terapias de estimulación neurológica aplicadas a la educación especial.

FB_IMG_14684942714898406Así, con la experiencia he ido experimentando lo que funciona en las sesiones y averiguando el porqué. Un caso de recuperación de la Parálisis Braquial de forma total, algo que según los médicos especialista era imposible, me ha motivado a hacer una publicación cualitativa de mi trabajo en el texto actualizado que se llama “Musicoterapia para el Desarrollo’’ y que se encuentra fácilmente en Amazon.

El método si así lo puedo definir se basa sobre la estimulación neurológica con movimientos especifico con el uso de instrumentos musicales y otros objetos como pelotas y cochecitos…, durante un tiempo necesario para que se generen nuevas conexiones neuronales en las zonas cerebrales que se necesita estimular.

Es un claro ejemplo para mí de cómo la intuición y la práctica se mezclan para crear algo nuevo desde lo ya sabido en otras áreas científicas.

Realmente no he creado algo nuevo desde la nada y esto nunca pasa en realidad pero si pienso que he descubierto la forma de traer una rehabilitación fácil a los niños con muchas afectaciones neurológicas y sobre todo y esto distingue este método de otros es que lo hacemos de forma lúdica. Los niños o personas con las cuales se lleva a cabo la intervención siguen estando motivados en realizar los mismos ejercicios rehabilitadores una y otra vez porque no solo es nuera única relación terapéutica a sostenerlo sino que más allá del vínculo, son las mismas actividades a presentar una fuerte atracción en el tiempo. Pero no me refiero solo a una rehabilitación física como en el caso de usar un pandero por ejemplo para reforzar la musculatura de la pierna durante la fase de rehabilitación después de una rotura, sino que es previsto un entrenamiento más bien cerebral, lo que más me interesa a mí como musicoterapeuta es lo que está pasando dentro del cerebro de la persona.

Educar el cerebro a hacer las cosas de forma distinta y hacerlo en condición de no estrés, relajadamente, con alegría y desde una actitud de empoderamiento, esto es lo que enseño a los niños todos los días, que son perfectos pero que pueden superarse y que pueden hacerlo con el acompañamiento de mi amor y jugando.

Cuando yo nacía, y vuelvo ahora al principio para explicar porque al final me hice sin ni siquiera saberlo conscientemente, musicoterapeuta, cundo yo nacía mi hermano mayor vivía la primera de las operaciones que le hubieran mantenido escayolado en cama durante tres largos años. Fueron por coincidencia mis primeros tres años también de vida. Dicen que el aprendizaje temprano es lo más incisivo en la vida de una persona…pues el mío se vio influenciado por la presencia de la enfermedad de mi hermano y de un piano y una profesora que acudía a casa varias veces la semana. Así que como bebé que jugaba y gateaba y luego finalmente bailaba a las notas de los ensayos musicales de mi hermano al piano, ha sido como he aprendido esta comunicación sanadora no verbal a través de lo sonoro. Si algo se hacer muy bien en mi vida es esto y me alegra que mis experiencias y mis decisiones me hayan llevado a poder experimentar este tipo de relaciones todos los días y que esta sea también mi labor, mi forma de estar en la vida. Lo que ha llegado a mi como un regalo quise compartirlo con una publicación para que otras personas pudiesen también usarlo pero quiero detenerme sobre una cuestión fundamental, no cojan los ejercicios sabiendo que funcionan porque yo lo digo sino que por favor experimenten, los prueben, me contacten, porque juntos podemos crear algo magnifico y avanzar hacia este maravilloso camino que es poder ayudar a otro ser humano a vivir mejor, gracias gracias gracias desde mi corazón gracias.

Sabina Esposito es Musicoterapeuta.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario