Hannah Jean Corcoran: “Debemos despertar en los alumnos las ganas de aprender, construir, experimentar”.

Hannah Jean Corcoran: “Soy Tutora de  4arto de primaria de la línea experimental en el CEIP Vil·la Romana de Catarroja. Es uno de los tres únicos colegios públicos de la Comunidad Valenciana donde se lleva a cabo un proyecto experimental plurilingüe donde la lengua vehicular es el inglés. Llevamos a cabo diferentes proyectos entre ellos el Erasmus+ y un proyecto entre los centros de la localidad para trabajar el respeto hacia el medio ambiente”.

unnamed¿Si tuvieras que elegir un momento de tu vida profesional, con cuál te quedarías?

Ha habido numerosos momentos ya que he tenido la suerte de trabajar en diferentes escuelas con maestros y maestras que me han aportado y enseñado muchísimo.

Pero el momento que elegiría seria cuando me fui a trabajar a Valencia por primera vez. Yo estaba pasando por muchos cambios en mi vida personal, los cuales me hicieron abrir mi mente y darme cuenta de la suerte que tenía de poder trabajar con niños/as. El curso 2013/2014 entré a trabajar en un colegio con alumnos del cabañal con un nivel socioeconómico bajo que me hicieron ver mi vida profesional desde un prisma diferente. Desde entonces mi implicación ha ido aumentando exponencialmente, con una formación continua y implicándome en varios proyectos.

¿Qué es para ti la innovación educativa y todo el “boom “que está surgiendo?

En mi opinión la innovación educativa es cuando el alumno crea su propio aprendizaje donde debe caber la educación en valores,  el conocimiento de idiomas y las nuevas tecnologías, la autonomía, el trabajo en equipo, la capacidad crítica, el respeto… Despertar en los alumnos las ganas de aprender, construir, experimentar. Creo que son unas necesidades muy importantes para poder acercarse a una educación inclusiva y personalizada para poder así atender a las necesidades y ritmos de cada alumno/a.

“Creo que es más importante la calidad del conocimiento y de la comprensión que la cantidad de contenidos”.

Continuamente escuchamos que los docentes debemos enseñar desde el cerebro del que aprende, ¿cuál es tu opinión al respecto?

Los alumnos deben ser los protagonistas de su aprendizaje por tanto debe ir unido a la observación y experimentación. Potenciar la creatividad, el razonamiento crítico, la curiosidad, las ganas de aprender… Creo que es más importante la calidad del conocimiento y de la comprensión que la cantidad de contenidos.

Es cierto que cada vez hay más recursos tecnológicos en el ámbito educativo, y sin embargo los resultados académicos no son del todo  buenos, ¿por qué crees que esto sigue sucediendo?

Desde mi punto de vista hay varios factores que influyen. En primer lugar la necesidad de formación del profesorado, es cierto que cada vez hay más cursos para aprender pero aun así no se concreta la aplicación de esas tecnologías en la metodología normal de las clases. En segundo lugar los alumnos asocian más las nuevas tecnologías a cuestiones lúdicas que a cuestiones académicas. Un asunto que hay que abordar tanto desde casa como desde la escuela, ya que parte de la responsabilidad es nuestra. En último lugar, aunque las TIC son el motor del trabajo en red y a distancia, la aplicación en el aula acaba llevando a un trabajo demasiado individual.

¿Cómo sería en tu opinión, el maestro ideal y el contexto educativo innovador ideal?

No existe una única situación ideal para el aprendizaje ya que depende de muchos factores sociales, culturales, económicos… Aunque sí que podemos estar de acuerdo en algunos puntos clave. La visión de las escuelas como un elemento totalmente integrado en la sociedad, en la cual toda la comunidad educativa, las familias, los agentes sociales formen un único equipo con un mismo objetivo: hacer personas.

Creo que el profesorado debe tener un nivel muy alto de implicación en todas las cuestiones académicas y emocionales que afectan tanto al alumnado como al resto de la comunidad educativa. La formación continua y actualizada es clave para poder seguir el ritmo de una educación y una sociedad cambiante a un ritmo frenético.

Dedicas tu vida a ‘escuchar a los niños’, ¿cuáles son las cosas más interesantes que has aprendido de ellos??

Trabajar con los infantes te aporta conocimientos continuamente, como su inocencia ante cada acontecimiento por pequeño que sea. Su amor incondicional hacia sus maestros/as y sus compañeros/as. Su espontaneidad para afrontar las diferentes situaciones y su curiosidad infinita.

Además del sistema tradicional de enseñanza pública, hay numerosas escuelas privadas que proponen otros métodos de enseñanza alternativa (Kumon, Montessori, Waldorf, Doman…), ¿qué opinas de ellos?

Todas las metodologías me parecen  muy interesantes, de cada una de ellas se puede extraer ideas buenas aunque no me quedaría con una única. Actualmente la forma de poder acceder a estas metodologías supone una segregación económica que promueve un elitismo que no está al alcance de todos. Yo creo firmemente en el modelo de escuela pública y me encantaría poder aplicar ideas de todas estas metodologías en un sistema público, gratuito y universal.

“La formación continua y actualizada es clave para poder seguir el ritmo de una educación y una sociedad cambiante a un ritmo frenético”.

¿Qué habilidades deberían evaluarse en los alumnos para saber si realmente están preparados para el mañana?

Según mi experiencia como docente y como persona las habilidades más importantes para el mañana son todas aquellas relacionadas con el aspecto emocional; resolución de problemas, respeto, interculturalidad, afecto intra y interpersonal. Es cierto que los contenidos mínimos de cada etapa son importantes pero nunca llegaran a tener sentido sin las habilidades emocionales.

Se escucha continuamente que para que haya aprendizaje es necesario un desafío que provoque en el alumno una necesidad de ‘querer conocer’. ¿Qué puede hacer la escuela y los padres para despertar en el alumno e hijo –ya desde bebé– esta necesidad, y que así llegue a la escuela motivado?

Como he comentado anteriormente la curiosidad de los niños/as es innata y creo que hay dos puntos importantes a tener en cuenta. Por un lado, tanto en casa como en la escuela debemos dar ejemplo y por tanto fomentar la curiosidad (leyendo, viajando, experimentado, acercarlos a la naturaleza, hablando, mostrando el afecto…). Por otro lado, tenemos que evitar aquellas barreras que merman la curiosidad como son la telebasura, el futbol en su vertiente más negativa, la violencia  en todas sus formas…

“Las habilidades más importantes para el mañana son todas aquellas relacionada2 con el aspecto emocional; resolución de problemas, respeto, interculturalidad, afecto intra y interpersonal”.

Si tuvieras que crear un “club educativo” ¿a quién invitarías? ¿ Cuál seria el lema que lo identificara?

Invitaría a todas las personas independientemente de su condición cultural, social, económica, religiosa…  El lema podría ser una frase que me encanta de Eduardo Galeano que dice: “mucha gente pequeña, en lugares pequeños haciendo cosas pequeñas pueden cambiar el mundo”.

Web: mestreacasa.gva.es/web/vil.laromana

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario