Entrevistamos a Mariana Morales Lobo

captura-de-pantalla-2017-01-08-a-las-12-28-12

Actualmente soy consultora en el área pedagógica de EIM CONSULTORES. Desarrollo programas de formación de profesorado así como asesoramiento a Equipos Directivos e instituciones en innovación educativa. Además, colaboro con la editorial SM. Soy, además, presidenta del AMPA del CEIPSO Santo Domingo, de Algete (Madrid). Anteriormente he sido profesora de Secundaria durante 15 años.

¿Si tuvieras que elegir un momento de tu vida profesional, con cuál te quedarías?

Aunque me resulta muy difícil elegir un momento concreto, quizá uno muy importante fue cuando, tras un curso de formación en práctica reflexiva con mis compañeros de claustro, descubrí el trabajo colaborativo con ellos y dejé de sentir la soledad de la profesión. A partir de ahí, fue fácil poner en marcha proyectos con los alumnos.

¿Qué es para ti la innovación educativa y todo el “boom “que está surgiendo?

La innovación tiene sentido si centramos nuestros esfuerzos en resolver los problemas. Tenemos que reflexionar sobre la relación entre nuestras prácticas de enseñanza y lo que de verdad aprende cada alumno. La innovación conlleva desaprender hábitos y rutinas muy arraigados en nuestras creencias profesionales. Mucha gente cree que la innovación consiste en sumar novedades a lo que ya haces, pero esto no es sostenible (y no tiene sentido). Innovar implica reconocer que algo no funciona bien y tener el coraje de eliminarlo y arriesgar con algo nuevo, que esté fundamentado, que sea sistémico en el centro escolar y que explicite los valores que promueve.

Continuamente escuchamos que los docentes debemos enseñar desde el cerebro del que aprende, ¿cuál es tu opinión al respecto?

Prefiero pensar en la persona de una manera más global. El enfoque de personalizar la educación, desde luego, es el gran desafío que tenemos actualmente como profesionales de la educación y para ello es necesario conocer bien a quien aprende, cómo se aprende, etc. El objetivo del docente es que todos y cada uno de sus alumnos aprendan. Tenemos una tasa de fracaso escolar escandalosa y una cuasi nula atención al desarrollo del talento. La escuela promueve que los niños se centren en memorizar cosas que se les olvidan enseguida. Los datos deberían movernos a reflexionar juntos para implementar cambios en las maneras en que enseñamos.

Es cierto que cada vez hay más recursos tecnológicos en el ámbito educativo, y sin embargo los resultados académicos no son del todo  buenos, ¿por qué crees que esto sigue sucediendo?

La tecnología es un buen catalizador de un proceso de cambio, pero no es suficiente. Lo primero que hay que hacer para iniciar un proceso de cambio es reconocer las deficiencias del proceso: tener datos cuantitativos y cualitativos de qué está fallando, por ejemplo mediante entrevistas a alumnos  o antiguos alumnos de todo tipo, analizando las propias resistencias al cambio y las inmunidades que cada uno ha generado, visitando las aulas por dentro y ver qué aprenden ahí los alumnos. Después hay que focalizar en un aspecto concreto para reunir allí todos los esfuerzos y poder mejorar.

¿Cómo sería en tu opinión, el maestro ideal y el contexto educativo innovador ideal?

Hay investigaciones que demuestran que no existe un consenso entre los docentes sobre qué es una buena clase o un buen docente.
Los modelos educativos tienen que ver con creencias profundas sobre cuál es el papel de la escuela en la sociedad y cuál es el modelo de sociedad. Personalmente, deseo una sociedad democrática en la que los ciudadanos piensen por sí mismos, se escuchen entre ellos y se cuiden y también que aprendan unos de otros. Así que esta es la escuela que yo quiero: abierta a la sociedad, desarrolladora de talento y en la que todos participen democrática y solidariamente.
Por lo tanto, los profesionales de esta escuela deberían compartir estos valores y revisar todas las cuestiones técnicas que se relacionan con ellos: organización, espacios, tiempos, metodologías, evaluación, significatividad, participación de los alumnos y las familias, etc.
Por ejemplo, me parece fundamental la participación de las familias en la escuela, así como la renovación de los espacios escolares y muy particularmente los patios, espacio donde pasan un porcentaje muy elevado de tiempo y que constituye un auténtico aprendizaje de la vida social y pública.

Dedicas tu vida a ‘escuchar a los niños’, ¿cuáles son las cosas más interesantes que has aprendido de ellos?

Según mi experiencia, los adolescentes lo que más valoran es que te preocupes por ellos, la relación personal que establecen con el adulto. Sigo teniendo relación con muchos de mis antiguos alumnos. He aprendido (a veces de manera dolorosa) que hay que ser muy coherente a nivel personal para poder educar.

Además del sistema tradicional de enseñanza pública, hay numerosas escuelas privadas que proponen otros métodos de enseñanza alternativa (Kumon, Montessori, Waldorf, Doman…), ¿qué opinas de ellos?

Son propuestas diferentes que hay que conocer a fondo para valorarlas. Además habría que añadir el creciente movimiento de los “homeschoolers”, que engloba a los que se educan fuera de la escuela. Todos tienen elementos, investigaciones y reflexiones de los que podemos aprender para transformar las escuelas convencionales -públicas o privadas.

 Qué habilidades deberían evaluarse en los alumnos para saber si realmente están preparados para el mañana?

La evaluación debería tener como finalidad el proceso de aprendizaje, en lugar de centrarse en la certificación del alumno. En cuanto a las habilidades, el currículum debería recoger aquellas que todos los adultos necesitarán para la vida. La vida es larga y va más allá de unos estudios superiores o un trabajo. La vida incluye a menudo la falta de trabajo, de salud, relaciones familiares no siempre fáciles, la vejez… La escuela debe preparar a las personas para que tengan habilidades que les ayuden a resolver problemas de la vida y aportar constructivamente al proyecto de sociedad democrática.

Se escucha continuamente que para que haya aprendizaje es necesario un desafío que provoque en el alumno una necesidad de ‘querer conocer’. ¿Qué puede hacer la escuela y los padres para despertar en el alumno e hijo –ya desde bebé– esta necesidad, y que así llegue a la escuela motivado?

La familia puede valorar la escuela como institución y a los docentes como profesionales, confiar en ellos y exigir una buena educación para sus hijos. La familia puede participar en la vida escolar, por ejemplo a través de las AMPA. Así los niños aprenden que la escuela es importante.
Por su parte, la escuela debe de estar a la altura de los retos que presenta la educación actualmente: debe ponerse al día en cuanto a la digitalización y las metodologías activas, mejorar su organización, trabajar más en equipo y, en definitiva, ganarse la confianza de la sociedad.
Los niños por naturaleza son curiosos y quieren saber cosas. En la escuela debe fomentarse que se planteen buenas preguntas: Preguntas abiertas y complejas, que les lleven a investigar alternativas y a plantearse nuevas preguntas.

En la formación inicial y permanente del profesorado, ¿qué cambiarías?

La formación inicial del profesorado ha mejorado con las últimas reformas, aunque debería haber un proceso de selección al inicio de los estudios, que incluya una evaluación de las competencias artísticas y habilidades sociales con los niños, como se hace en Finlandia.
En la formación permanente es donde hay que plantear las cosas de otra manera muy diferente: deberíamos hablar de desarrollo profesional docente en equipo. Es importante que los docentes tengan la oportunidad de mejorar su práctica abriendo las puertas de sus clases a los compañeros con naturalidad. Los procesos de renovación pedagógica que mejor funcionan son aquellos en los que el profesorado trabaja en equipo y se empodera del proceso de mejora, comprendiendo la profundidad de lo que están haciendo. Los docentes deben plantearse buenas preguntas sobre su profesión e investigar las alternativas.

Web: eimconsultores.com y  https://ampaceipssantodomingo.wordpress.com/

Redes sociales:

Linked in: es.linkedin.com/in/marianamoraleslobo

Últimas publicaciones:

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario