Entrevistamos a Luis Manuel Martínez Domínguez

luis-manuel-martinez-dominguez

Luis Manuel Martínez Domínguez, profesor universitario en la Universidad  Rey Juan Carlos. Inmerso actualmente en el Proyecto Educación Abierta.

¿Si tuvieras que elegir un momento de tu vida profesional, con cuál te quedarías? Puf, hay momentos para todo pero por decir algo relevante para la entrevista podría destacar mis primeras frustraciones como educador. Esa sensación de estar con un grupo de alumnos de los que unos pocos no avanzas como quisieras. Te crees que sabrías como resolverlo, pero no tienes tiempo, ni apoyos,ni fuerza. Y lo pasas mal y entonces tienes tres respuestas, como el agua: seguir en estado de ansiedad, gaseoso, hasta evaporarte (quemarte), pasar a estado sólido (resignarse, acomodarse, culpabilizar a otros…) o aceptar la situación y fluir, entrar en estado líquido e innovar.

¿Qué es para ti la innovación educativa? Es la vivencia de habitar la educación como educador creador, que inspira a la comunidad a buscar la manera más sencilla de ayudar a crecer a todos, cada cual desde su original visión, y desde ahí, llegar cada cual a ser la mejor versión de sí mismos. No creo que algo sea “innovación educativa” si su fin es reproducir estándares de aprendizaje en individuos humanos. Eso es sólo “innovación mecánica” pero la innovación, para ser educativa, debe invitar a todos y cada cual, a cultivar, edificar y cuidar su valor infinito, singular y novedoso.

Lo esencial no es la tecnología, ni los métodos, ni las corrientes pedagógicas; la clave está en habitar la educación con originalidad; es decir, respetando, cultivando y edificando desde el origen de cada cual. En educación , o se es innovador de corazón, o no se es en absoluto.

¿Utilizas metodologías innovadoras en el aula? Procuro aplicarlas pero si las circunstancias te hacen ver que métodos tradicionales pueden generar más innovación de corazón, no tengo problema en utilizar cualquier método ¿Cuáles? Soy profesor universitario, y mi método estrella es contarles cuentos… ¿Qué te parece? Más tradicional imposible, pero a la vez, resulta el método más innovador de corazón. Esto me permite conectar con ellos en otra dimensión para vivir otro método estrella, la tutoría personal. Hablar personalmente con los alumnos, de corazón a corazón. Dentro de un clima de confianza invitando a los alumnos a soñar, a vivir un proyecto de vida lleno de sentido. Es como disfruto y es en lo que creo.

¿Qué te ha llevado a apostar por el cambio educativo? La fidelidad a la educación. No veo la educación como construcción, eso es mecanicismo. Veo la educación como viva, y para ser fiel a la vida debemos hacerla crecer, y crecer el cambiar, evolucionar y si somos fieles a esta vida, la cultivamos, la cuidamos, entonces da fruto y se difunde… El cambio que no es fiel a la vida, es muerte, por eso no creo que valga todo cambio, sino sólo aquel que sea vivificante y para eso hay que mirar al origen. Ha esto le llamo habitacionismo; un constructivismo que respeta el origen que nos viene dado. Un constructivismo “original”

Elige una palabra, tu centro: ¿favorecedor o limitador? Favorecedor. Incluso, cuando parece limitador, nos está dando una oportunidad de seguir creciendo de forma original…

¿Qué mejorarías de nuestro sistema educativo? El fundamento pedagógico. Respetar el origen. Aceptar que nosotros no nos hemos dado el origen y que si cultivamos lo que nos ha sido dado, daremos fruto. Luego, desde un punto de vista estratégico, establecería una ley educativa equivalente a la constitución, con un gran consenso y que no esté al interés de los políticos, sino al servicio de las personas. Tercero, invertiría en educación familiar. La sostenibilidad familiar es fundamental en un sistema educativo sostenible y eficaz. Cuarto, formaría docentes originales, en el sentido que he venido diciendo. Educadores creadores, líderes inspiradores que habitan la educación con todo su ser.

Si estuviera en tu mano cambiar algo en la educación actual, ¿qué cambiarías? Crear entre todos la ley educativa equivalente a la constitución.

¿Has participado en algún proyecto que quieras destacar? Actualmente trabajo creando un marco pedagógico para educar en competencias con valores y emociones positivas. La idea es educar con datos. No datos para tomar decisiones de política educativa, sino datos para que los educadores puedan tomar decisiones personalizadas al educar a cada uno de sus alumnos/hijos.

¿Qué características debe tener un líder educativo? Una visión valiosa, capacidad de comunicarla y la autoridad moral que le da su prestigio profesional y personal. Para que un docente sea líder, lo primero que deberá lograr es habitar él mismo, en su propia visión, en su valor. Sólo una persona auténtica sabrá invitar a los demás a la autenticidad. El docente que habita su valor está presente de forma inspiradora ante sus alumnos; no les impone su valor, sencillamente les invita a que cada cual habite el suyo y así juntos, habitar en lo valioso.

Si tuvieras que crear un “club educativo” ¿a quién invitarías? Quisiera que participaran todas las partes interesadas en la educación, y en particular me encantaría ayudar a crecer a los más vulnerables. Empezaría por invitar a mamás y papás que creyesen en este sueño de cambiar el mundo, creciendo juntos. Y juntos, llegar a los agentes sociales, a los agentes de comunicación y hacer que sea la empatía el motor del cambio: unidos en la diversidad, enriquecidos unos con otros, enriqueciendo en mundo y dejándose enriquecer por el mundo.

  • Web: www.educacionabierta.es
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario