Entrevistamos a Juanjo Vergara Ramírez

captura-de-pantalla-2016-12-14-a-las-22-32-30

Juanjo Vergara Ramírez, Experto en Innovación y Metodologías Activas. Autor de “Aprendo porque quiero” El aprendizaje basado en proyectos (ABP) paso a paso.

¿Si tuvieras que elegir un momento de tu vida profesional, con cuál te quedarías?

Hace poco menos de un mes entraba –una vez más- en una clase de futuros educadores y les preguntaba ¿cuál es tu sueño como futuro docente?. Les invité a que lo escribieran en un trozo de papel y que construyeran un atrapasueños y lo colgaran sobre sus cabezas para que les acompañara todo el curso.

La invitación iba acompañada de un reto: ¡cada vez que alguien te explique algo debes preguntar: ¿para que me sirve esto para cumplir mi sueño?!. Es un momento fantástico que repito cada año y me ayuda a reflexionar sobre el sentido de la enseñanza y del aprendizaje.

Pero hay muchos más… cuando publiquéis esto seguro que te relataría algún momento reciente en el que tanto aprendo de quienes dedican sus esfuerzos a aprender cada día. Sin embargo te mentiría si no te digo que recuerdo como momentos de aprendizaje especiales aquellos que pude vivir como docente hace más de dos décadas en el ámbito de la educación de adultos. Lecturas y compromisos con proyectos inspirados en Freire y el compromiso comunitario me enseñaron mucho para vivir la educación que hoy debemos reinventar.

¿Qué es para ti la innovación educativa y todo el “boom “que está surgiendo? 

Me gusta decir que aprender es un esfuerzo por cumplir tus sueños. Esto hace un niño cuando tiene tan solo tres años y lo seguimos haciendo cuando cumplimos cincuenta. Aprendemos a hablar otros idiomas para poder relacionarnos o nos formamos para comprender el mundo, habitarlo o emprender nuevos retos personales y profesionales.

Si aprender es luchar por cumplir tus sueños, innovar es llevar al límite tus sueños. Es explorar todos los caminos posibles que nos llevan a comprometernos con ellos.

La innovación no es otra cosa que “cambiar de camiseta”. Quitarte la camiseta del “confort” -aquella que te lleva por caminos transitados- y buscar vestirte la camiseta del “buscador” de caminos que te pueden llevar a cumplirlos. Creo que los docentes innovadores son –sobre todo- buscadores.

Continuamente escuchamos que los docentes debemos enseñar desde el cerebro del que aprende, ¿cuál es tu opinión al respecto ? 

Creo que el aprendizaje se produce –sobre todo- en el escenario. La tarea fundamental del que media en el aprendizaje es invitar a habitar el mundo.

Esto exige reconocer que muchos de los contenidos del aprendizaje hablan de las vidas cotidianas de los aprendices.

Llevar a la primera persona de los alumnos los contenidos e invitar a que actúen sobre la realidad que habitan es la acción más eficaz para que se produzca el aprendizaje.

Solo cuando alguien quiere aprender lo hace. El aprendizaje es un acto intencional y la labor fundamental del docente es poner esto encima de la mesa. Por eso titulé mi libro “Aprendo porque quiero”.

Es cierto que cada vez hay más recursos tecnológicos en el ámbito educativo, y sin embargo los resultados académicos no son del todo  buenos, ¿por qué crees que esto sigue sucediendo?s cierto que cada vez hay más recursos tecnológicos en el ámbito educativo, y sin embargo los resultados académicos no son del todo  buenos, ¿por qué crees que esto sigue sucediendo?

La tecnología es fantástica en la medida que es transparente. Nadie se pone delante de una pantalla y dice que está mirando un ordenador. Lo que dice es que está hablando con los amigos, buscando información, jugando, etc. Creo que ha habido un gran fraude con la educación en la tecnología: lo importante de la tecnología son las personas que se conectan tras ellas y los circuitos de relaciones e información que permite transitar.

Sobre el tema de los resultados académicos hay mucho más que hablar. No creo que los resultados académicos sean ni malos ni buenos y mucho menos que la tecnología tenga mucho que ver en esto. Creo que hay un ranking que valora determinados aspectos y otros no. Por ejemplo; ¿qué ranking académico mide el grado de compromiso de los aprendices con el planeta? ¿o el grado de satisfacción en sus vidas? ¿o que el nivel de comprensión de los fenómenos sociales o naturales se corresponda con un grado mayor de compromiso comunitario?. Como dato a indagar para los lectores invito a que investiguen los índices de voto en esos países a grupos xenófobos o excluyentes en los países que puntúan alto en las pruebas estandarizadas. Sin duda se encontrarán con grandes sorpresas. Para muestra invito a que expliquen la acogida espectacular en voto de Donald Trump en Estados Unidos o los Verdaderos Finlandeses como segunda fuerza política en el mítico país modélico en educación en 2015. Creo que debemos aprender mucho de todos lo países y también ser moderados a la hora de asumir modelos de evaluación en cuanto a la eficacia de los modelos educativos.

¿Cómo sería en tu opinión, el maestro ideal y el contexto educativo innovador ideal?

No tengo ni idea cómo es un maestro ideal. He conocido decenas de docentes muy distintos a mi que son fantásticos. Quizá solo podría decir que todos ellos reunían dos requisitos:

Uno es la Escucha. Son docentes que saben escuchar a sus alumnos. Saben interpretar lo que necesitan y lo que les quieren decir. Esto modela sus respuestas.

La otra es el Compromiso. Los buenos docentes hacen sentir a sus alumnos que pueden contar con ellos. Inician un camino en el que –los alumnos- saben no estarán solos. Saben que cuentan con alguien que cree en ellos y les acompañará.

A partir de ahí, los buenos docentes hacen lo que pueden. Honestamente. Acompañan y se dejan acompañar por sus alumnos. Es una relación franca en la que cada cual pone lo mejor de si mismo.

Como verás, lo importante no es la metodología… más bien la relación, los valores compartidos y el camino a recorrer juntos.

Dedicas tu vida a ‘escuchar a los niños’, ¿cuáles son las cosas más interesantes que has aprendido de ellos?

Dedico mi vida a muchas más cosas. Monto en bici, salgo con los amigos y a veces ni siquiera hablo de educación.

Pero de los alumnos he aprendido que cualquier propuesta que llevo al aula –por muy ingeniosa que sea- ellos son capaces de enriquecerla. Así que hace muchos años que me dedico a poner propuestas encima de la mesa y trabajar con ellas como arcilla moldeable.

 No te puedes hacer idea lo que son capaces de hacer cuando saben que son dueños del proyecto y no perciben que lo que les pones delante no es más que un artificio para hacer lo que el docente finalmente quiere.

Además del sistema tradicional de enseñanza pública, hay numerosas escuelas privadas que proponen otros métodos de enseñanza alternativa (Kumon, Montessori, Waldorf, Doman…), ¿qué opinas de ellos?

Lo que creo es que no existen recetas. Diariamente veo docentes que aplican rigurosamente metodologías –supuestamente- de vanguardia y sus usos no tienen efectos en el cambio educativo. Creo que lo inteligente es trazar un marco sobre el que trabajar.

La idea de estrategia me gusta mucho más que la de metodología. Una estrategia es una dirección. Es ese inteligente concepto que describe estupendamente Morin como “método” y en el que invita a adaptar los usos de la enseñanza a una actitud de reflexión y acción.

Qué habilidades deberían evaluarse en los alumnos para saber si realmente están preparados para el mañana?

No tenemos ni idea qué necesitarán saber los alumnos dentro de un par de décadas. Pero lo que si sabemos es que habitarán un mundo que tendrá una realidad que hoy conocemos muy bien.

Vivimos en comunidad y en un planeta conocido. Las relaciones se dotarán de nuevas herramientas de comunicación, las posibilidades de gestión del conocimiento cambiará, pero los fines de los aprendices seguirán siendo los mismos.

Vivimos en comunidad y el deseo de todos es convertirse en hábiles gestores de las herramientas que permitirán habitar sus vidas. No es de extrañar que tanto empresas como movimientos de participación ciudadana coincidan en la relevancia de dotar a los ciudadanos del futuro de las llamadas habilidades “blandas”: gestión del trabajo en equipo, liderazgo participativo, emprendimiento social, creatividad, etc.

Se escucha continuamente que para que haya aprendizaje es necesario un desafío que provoque en el alumno una necesidad de ‘querer conocer’. ¿Qué puede hacer la escuela y los padres para despertar en el alumno e hijo –ya desde bebé– esta necesidad, y que así llegue a la escuela motivado?

Creo que el debate fundamental no es cómo enriquecer la enseñanza. Lo urgente es como enriquecer el contexto y las relaciones en las que -alumnos, docentes y comunidad- habitamos.

Desde mi punto de vista el acto educativo surge de algo tan sencillo como ser capaz de “parar el mundo” e interrogar al alumno sobre la realidad cotidiana que vive. En ella está todo lo necesario para tratar los contenidos del currículo. O debería estarlo . Si no es así, el esfuerzo debe estar en enriquecer el contexto del aprendizaje y emplearlo hábilmente para que el alumno lo convierta en su libro de texto.

Si tuvieras que crear un “club educativo” ¿a quién invitarías? ¿ Cuál seria el lema que lo identificara?portada-libro

Vivo en un barrio diverso y ciertamente empobrecido de una ciudad. Cada mañana me cruzo con muchas personas que podrían enseñar muchísimo a mis alumnos. Vidas que serían un fantástico libro de texto. Quizá por eso me obsesiono con salir con mis alumnos fuera de la escuela y trabajar en las calles. Aprendemos mucho de eso… ¡ a esas personas invito al “club educativo”!

El lema…. “Aprendo porque quiero”, creo que el aprendizaje es algo fundamentalmente intencional. Solo aprendemos cuando algo nos sitúa en la necesidad de conocer y actuar sobre la realidad que tenemos delante. Creo que la estrategia educativa es hacer visible la necesidad de hacerlo y poner todos los medios con que contamos para hacerlo. A partir de ahí, los contenidos se convierten en ladrillos que edifican el aprendizaje.

Web

www.juanjovergara.com

Redes sociales:

  • Twitter:

https://twitter.com/juanjovergara

  • Facebook: 

https://www.facebook.com/juanjo.vergara    

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *