Entrevistamos a Juan Pablo Sánchez del Moral

juan pablo sanchezJuan Pablo Sánchez del Moral, coordinador de Innovación Educativa y Profesor de matemáticas ESO en el Colegio Tajamar

¿Si tuvieras que elegir un momento de tu vida profesional, con cuál te quedarías?

Sin duda el actual, donde mis clases han cambiado bastante respecto a otras épocas docentes, donde se cede protagonismo al alumnado y atiendo mejor y más personalmente a cada alumno. Me lo paso cada día mejor en clase y mis alumnos aprenden mejor, más a gusto.

El hecho de ser el coordinador de innovación educativa de mi colegio me ha ayudado a ver lo que hacen en otros lugares y a conocer un montón de profesionales de la educación entregados a esta maravillosa profesión.

Además las redes sociales, en mi caso twitter principalmente, han hecho que no pare de aprender cada día cosas nuevas y conocer otros docentes que mejoran la educación en España cada día.

¿Qué es para ti la innovación educativa y todo el “boom “que está surgiendo?

La innovación educativa no es más que la respuesta tanto de profesores como de alumnos a encontrar las maneras de aprender de este siglo.

Soy enemigo de romper drásticamente con lo anterior, ya que de ahí hemos salido casi todos los docentes actuales, pero el modelo de educación hay que actualizarlo está desfasado.

Creo que la innovación busca más el aprendizaje centrado en el alumno, busca maneras más activas de aprender sin quitar el esfuerzo que siempre estará presente ya que nadie aprende nada “sin esfuerzo”. La innovación educativa reubica la posición del estudiante y del profesor ya que éste último  se transforma en un guía más que un escaparate de sabiduría.

La innovación educativa se ayuda de las herramientas actuales, ya sean digitales o analógicas para buscar y mejorar ese aprendizaje personal.

También usa varios tipos de metodologías de enseñanza según el nivel o la materia que imparte. La clase magistral sigue siendo válida, pero hay que reducir mucho su uso y añadir trabajo cooperativo, trabajo por proyectos, clase invertida, etc. Al igual que no comemos siempre lo mismo, una dieta variada en metodologías nos hace más ameno el ir a clase y aprender de distintas maneras que involucren más tanto a profesores como estudiantes.

Y lo llamamos innovación educativa aunque muchas de las cosas son “antiguas” pero el modo de vida actual, la sociedad de la información ha acelerado el proceso y las hace más necesarias o aptas para estos tiempos que corren.

Continuamente escuchamos que los docentes debemos enseñar desde el cerebro del que aprende, ¿cuál es tu opinión al respecto ?

Que si no pensamos en la situación madurativa, personal y social de a quién vamos a enseñar o ayudar a que aprenda, no estaríamos educando a personas sino a máquinas.

Es fundamental centrarse en cada persona en cada etapa de la educación y en función de sus circunstancias.

Hoy cada día en las clases hay más casos especiales que conviene tratar personalmente y eso es un auténtico reto para cualquier docente.

Es cierto que cada vez hay más recursos tecnológicos en el ámbito educativo, y sin embargo los resultados académicos no son del todo  buenos, ¿por qué crees que esto sigue sucediendo?

La clave no está en la tecnología, sino en la metodología.

¿De qué serviría a un médico del siglo pasado disponer de los aparatos de última tecnología si no cambia su manera de operar adecuándola a los tiempos?

De igual manera un colegio no cambia por meter tecnología en el aula. Cambia cuando sus profesores se actualizan, mejoran y cambian su manera de dar las clases. La metodología es la clave del cambio y para ello hace falta formación y ganas de salir de la zona de confort.

La tecnología ayuda a ese cambio metodológico, pero no deja de ser una mera herramienta, nunca un fin en si mima.  Suelo decir que es un catalizador, que facilita, pero que no es indispensable.

¿Cómo sería en tu opinión, el maestro ideal y el contexto educativo innovador ideal? festival_navidad_2011__106_

Un maestro que quiera a sus alumnos, entusiasta, humano, conectado y buen profesional.

¿Qué habilidades deberían evaluarse en los alumnos para saber si realmente están preparados para el mañana?

La capacidad de trabajar en equipo, de cooperar, de repartir tareas.

También la capacidad oral y escrita. El saber exponer y argumentar ideas propias.

Debería evaluarse la capacidad para pensar. Sé que es difícil, pero hoy en día la clave no está en memorizar, ya que con el acceso a la información cualquiera puede disponer de ella desde la palma de la mano. El tener juicio crítico, el sacar una idea a partir de la información encontrada esa es la clave.

Se escucha continuamente que para que haya aprendizaje es necesario un desafío que provoque en el alumno una necesidad de ‘querer conocer’. ¿Qué puede hacer la escuela y los padres para despertar en el alumno e hijo –ya desde bebé– esta necesidad, y que así llegue a la escuela motivado?

Las familias valorar la escuela como lo que es, parte de la formación integral de la persona, una ayuda para hacer crecer a sus hijos personal y académicamente.

La escuela puede poner a los alumnos en el centro, hacerles más protagonistas, conectar con la realidad que les rodea, enseñarles cosas que no vienen en los libros además del currículum oficial. Puede hacerles colaborar entre ellos, enseñarles a pensar y a tener juicio crítico,  puede enseñarles a aprender a aprender en cualquier circunstancia a ser independientes, a madurar y a salir de ellos mismos para mejorar la sociedad.

  • Web: educa.tajamar.es
  • Twitter:  @juanpablodelmo

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario