Entrevistamos a Enrique Sánchez Rivas.

kidsAtSchoolEnrique Sánchez Rivas es pedagogo en CEP Málaga y profesor de Pedagogía en la Universidad de Málaga.

¿Si tuvieras que elegir un momento de tu vida profesional, con cuál te quedarías?

Son muchos los momentos especiales en nuestra profesión. Quizá por lo que significó en lo personal, me quedaría con el comentario que me hizo una alumna de diez años en una asamblea para evaluar la asignatura, me dijo: “Profe, lo que mejor haces es explicar cosas que son difíciles como si fueran fáciles”. Esta frase ha marcado mi vida profesional, se ha convertido en mi propósito cada vez que pongo delante de un grupo o cuando escribo sobre Pedagogía.

¿Qué es para ti la innovación educativa?

La innovación es una actitud docente, algo que te impulsa a adentrarte en un camino que nunca termina. Un camino hacia lo desconocido, que te obliga a investigar y experimentar nuevas soluciones para los problemas del día a día en clase. No en vano, la educación es una ciencia en permanente evolución, que se mueve al mismo ritmo que lo hace la sociedad. La innovación tendría que ser consustancial a la educación.

¿Utilizas metodologías innovadoras en el aula? ¿Cuáles?

No creo que haya unos métodos mejores que otros. Más bien, métodos adecuados, o no, para cada situación didáctica. El docente innovador no es el que siempre utiliza el ABP, por ejemplo, sino el que tiene una amplia gama de recursos metodológicos, y los aplica en función de las particularidades de cada momento.

Más que de métodos innovadores, hablaría de “métodos usados de forma innovadora”. Lograrlo es una cuestión de idoneidad y de actitud docente. Un profesional comprometido con el desarrollo de la creatividad, la consideración de las emociones y que cuida la motivación de su alumnado; convertirá cualquier método en una propuesta innovadora.

1100_adopted_kids_at_school¿Qué te ha llevado a apostar por el cambio educativo?

La constatación de que no podemos seguir “enseñando como nos enseñaron”. El mundo ya no es el de la Revolución Industrial, y sin embargo muchos de los métodos pedagógicos han cambiado poco desde el siglo XIX. Coincido con John Dewey, si seguimos enseñando a los estudiantes de hoy como enseñamos ayer, les estamos robando el mañana.

Elige una palabra, tu centro: ¿favorecedor o limitador?

Limitador. Es algo habitual. He visto muchos docentes innovadores, y pocos colegios e institutos que lo sean. Estos profesionales vuelcan su trabajo en su aula, pero las resistencias a las que se tendrían que enfrentar si decidieran extender sus métodos al resto del Claustro, les mantienen encerrados en su clase… Innovan en su isla.

¿Qué mejorarías de nuestro sistema educativo?

Hay mucho trabajo por hacer, pero empezaría por darle voz al profesorado cuando se acometa la próxima reforma. Andy Hargreaves, después de analizar la educación en muchos países, concluye que el profesorado es el factor determinante en la calidad de cualquier sistema educativo. Escuchar, respetar, formar… son algunos verbos que se han conjugado poco en relación a nuestra clase docente.

Si estuviera en tu mano cambiar algo en la educación actual, ¿qué cambiarías?

Incentivaría a los docentes que apuestan por el cambio metodológico.

¿Has participado en algún proyecto que quieras destacar?

Estoy comprometido con la divulgación del conocimiento pedagógico. Toda la sociedad tendría que saber Pedagogía, porque la educación irá mejor si es objeto de un compromiso colectivo. En este sentido, comparto píldoras de conocimiento pedagógico en el blog: www.pedagogia350.com buscando que sea ameno a la par que interesante. Esta misma filosofía inspira mi último libro: Pedagogía vía Twitter (Kolima, 2016)

¿Qué características debe tener un líder educativo?

Un buen líder educativo es aquel que tiene conocimiento pedagógico y que lo aplica de forma adecuada en cada situación, pero no solo eso. Educar no es solo una cuestión técnica. Trabajamos con personas y un buen líder tiene que ser capaz de intervenir desde una perspectiva humanista.

Si tuvieras que crear un “club educativo”, ¿a quién invitarías?

En un club educativo tendría que estar toda la sociedad. La educación no es cosa de políticos y profesionales del sector escolar. Todas las personas tienen hueco en este club; pero, en especial, dirigiría mi invitación al alumnado. Muchas veces se escucha la opinión de expertos, docentes, familias… y nos olvidamos de la parte más importante, del alumnado.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario