Entrevistamos a Azahara García Peralta

captura-de-pantalla-2016-12-28-a-las-22-10-55

KNWOMADA  LUDENS EN TIEMPOS MODERNOS 

Azahara García,  socióloga con vocación docente, se inició en el mundo de la F.P.E. y de la orientación. Una vez descubrió las posibilidades de las TIC, se especializó mediante un máster en eLearning, y en la actualidad desarrolla esta faceta profesional mediante la consultoría, planificación, diseño de contenidos, dinamización y evaluación de calidad de proyectos formativos -Learning. Está especializada en gamificación educativa, aprendizaje basado en juego y en metodologías activas.

Convencida del poder de la innovación y de la creatividad en nuestra sociedad, apuesta por la generación de sinergias, trabajando y creciendo actualmente en Conecta 13, y participando en comunidades como la Asociación Espiral, Ojúlearning y Gamifica tu Aula.30723946661_b37685c554_k

¿Si tuvieras que elegir un momento de tu vida profesional, con cuál te quedarías?

Con el que está por llegar. Hace unos años mi horizonte profesional era tan diferente como ausente de vocación. Aunque parezca increíble, la no recompensa a un esfuerzo de años de sacrificio de oposiciones para la administración (aprobando sin plaza) me permitió descubrir el auténtico camino. Un camino con muchos obstáculos (sobre todo al principio) que me dotaron de las herramientas necesarias para comenzar a caminar. Tan apasionante y motivador que desde que lo emprendí soy feliz, me siento realizada. Ni en el mejor de los sueños imaginé una profesión que me permitiera crecer tanto cada día, cuyo nuevo paso comprendiera una nueva aventura, y que hiciera posible conocer profesionales (y sobre todo personas) a los que admirar, tan generosos como para compartir su camino contigo. Quedé tan sorprendida con este giro, que no descarto sorprenderme nuevamente.

Continuamente escuchamos que los docentes debemos enseñar desde el cerebro del que aprende, ¿cuál es tu opinión al respecto ?

Entiendo que hablamos de la escucha de las necesidades y ritmos de aprendizaje propios, no puedo estar más de acuerdo. Pienso que habría que considerar también las circunstancias de cada uno y por supuesto, atender a sus emociones. Un estado emocional receptivo favorecerá el proceso y ayudará a generar un ambiente de trabajo positivo.

Es cierto que cada vez hay más recursos tecnológicos en el ámbito educativo, y sin embargo los resultados académicos no son del todo buenos, ¿por qué crees que esto sigue sucediendo?

Porque nos centramos en las herramientas, y no en cómo utilizarlas. Las TIC presentan un impresionante abanico de posibilidades, pero en lugar de dejarnos ceg30180799023_f8c6af8f29_zar por ello, debemos preguntarnos antes: ¿de qué manera pueden ayudar a que mi aula funcione mejor? ¿va mi metodología en línea con su uso? ¿debería plantearme una revisión metodológica si quiero incorporarlas? ¿cómo debo prepararme para incorporarlas? ¿cómo debo preparar a mi alumnado? Partiendo de la base de que el foco está en el proceso, y no en la calificación. Especialmente si la calificación no contempla la evaluación de manera integral.


¿Cómo sería en tu opinión, el maestro ideal y el contexto educativo innovador ideal?

Una persona que tenga claro que se necesita un cambio, que el cambio es posible, y que además cuente con el ímpetu necesario para conseguirlo. Lo suyo es vocacional y es consciente de que el cambio no será rápido, pero que son los micro cambios los encargados de dar los primeros pasos. También sabe que en equipo se llega más lejos. Para ello, apuesta por el poder de las comunidades de aprendizaje. Difunden sus avances, a la vez que aprenden con otros recursos y trabajan por generar sinergias. Sabe que las TIC no implican necesariamente innovación ni una libreta tradicionalismo. Identifica en la metodología el auténtico núcleo del cambio. Tiene clarísimo que el verdadero protagonista es el alumnado, y que en la personalización estará la clave para que siga creciendo. Conoce las competencias que reclama la sociedad del S. XXI y trabaja para que su alumnado sea autónomo. Quiere que aprenda, y que aprenda amar al aprendizaje, al igual que quiere que sus alumnos sean buenas personas, y felices por supuesto. Personas felices, con valores y afán por aprender harán de ésta una mejor y más justa sociedad. Y para ello trabaja cada día, consciente de la responsabilidad que conlleva su profesión y de que el cambio comienza por uno mismo.

Dedicas tu vida a ‘escuchar a los niños’, ¿cuáles son las cosas más interesantes que has aprendido de ellos?

En mi caso, la he dedicado a escuchar a pequeños (primaria) y sobre todo a adultos (formación del profesorado). De todos he aprendido y aprendo lo inimaginable: la importancia de la escucha activa, de la personalización del aprendizaje, de su autogestión, etc. Pero sobre todo quisiera destacar algo a modo de autocrítica.

30815867765_53f52d7633_zEn muchas ocasiones, como docentes, maestros, profesores… subestimamos el potencial del alumnado, por ejemplo a la hora de plantear una actividad. Afortunadamente, cuando dejamos margen para la creatividad y transmitimos la confianza que se merecen, nos sorprenden una y otra vez.

¿Qué habilidades deberían evaluarse en los alumnos para saber si realmente están preparados para el mañana?

Por acortar un poco, me animaría a destacar tres habilidades en particular: la autonomía, la capacidad de adaptación y el afán de superación. Creo que son un combinación muy poderosa para desarrollarse personal y profesionalmente. Por supuesto, ojalá con ellas fuera suficiente para afrontar lo que la vida depara o para crear oportunidades, pero es un comienzo.

Se escucha continuamente que para que haya aprendizaje es necesario un desafío que provoque en el alumno una necesidad de ‘querer conocer’. ¿Qué puede hacer la escuela y los padres para despertar en el alumno e hijo –ya desde bebé– esta necesidad, y que así llegue a la escuela motivado?

Creo que un primer paso consistiría en ser coherentes. Si yo quiero que el aprender a aprender sea una realidad y el aprendizaje una meta de por vida, tengo que transmitir esa pasión por aprender. Cuando un docente ama su profesión y la vive, se nota, y se nota tanto que lleva a inspirar. Igual ocurre con los padres, madres y el resto de agentes educativos, esta labor ha de hacerse en equipo, porque si cada uno avanza hacia el otro lado, resultará imposible el cambio.captura-de-pantalla-2016-12-29-a-las-10-40-56

1 comentario
  1. Heriberto Prieto
    Heriberto Prieto Dice:

    Hola!
    Totalmente de acuerdo. Si queremos que nuestros alumnos aprendan debemos ser los primeros que con el ejemplo demos el entusiasmo y pasión de aprender a aprender. Y principalmente fomentar la creatividad, la critica y su capacidad de emprendimiento para alcanzar resultados.

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario