¿Cuál es tu criterio?

GRUPO con Marta

Hace unos días mi marido me hizo una pregunta que me hizo reflexionar. Mi hijo lleva una temporada (desde que empezó la guardería más o menos) en la que le cuesta dormir. Hace ya unos meses que se dormía solo y del tirón toda la noche. Ahora, el momento de irse a la cama se ha vuelto un poco más complicado: no quiere dormir, nos pide que nos quedemos con él en la habitación, se despierta varias veces, quiere venir a nuestra cama, etc… Hasta aquí, supongo que todo esto te sonará familiar si tienes niños.

Como es natural en estas situaciones “repentinas” no sabes muy bien qué hacer. Es cierto que en el pasado ya hubo otras ocasiones en las que Mateo tampoco quería dormir porque o bien estaba tan agotado que le costaba coger el sueño, pillaba una rabieta porque quería ver Peppa Pig o prefería estar de juerga que irse a la cama. Ante todas estas situaciones he actuado diferente, la verdad. Y hablándolo con mi marido (porque como todas las parejas a veces pensamos o actuamos distinto) él me preguntó: A ver Andrea, ¿cuál es tu criterio? Porque no entiendo muy bien qué se supone que se tiene que hacer si el niño no quiere dormir…

Ante esta pregunta me paré un instante a pensar: ¿cuál es mi criterio? Porque es cierto que ante el “mismo” hecho reacciono diferente. Y después de darle un par de vueltas encontré mi respuesta: MI CRITERIO ES ESCUCHAR, me dije para mí misma.

Esta pregunta me hizo darme cuenta de que vivimos en un mundo en el que esperamos una lista de instrucciones o una “receta” que nos diga en todo momento qué tenemos que hacer ante una determinada situación. Nos encantaría que alguien nos dijera “si tu hijo pega, haz A”, “ si tu hijo está enganchado a la Tablet haz B” y si “el niño no quiere dormir por las noches haz C”. Y esto, con los niños (y como con muchas otras cosas en la vida) no funciona. En mi opinión, no existe una “solución” que siempre funcione para cada tipo situación. Por lo tanto, mi criterio es ESCUCHAR qué necesita mi hijo en cada momento y observar PARA QUÉ está haciendo lo que está haciendo.

Por ejemplo: ¿Voy a actuar igual si escucho que mi hijo no quiere dormir porque quiere ver Peppa Pig o si no quiere dormir porque está viviendo un cambio difícil para él como empezar la guardería? Natrualmente, no. En el primer caso se trata de un “capricho” y le ayudaré a gestionar esa rabieta. En el segundo, lo que escucho que necesita (y a su manera me está pidiendo) es contacto físico debido a la separación que vive diariamente en la guardería.

Los niños muchas veces no te lo va a decir con palabras, tienes que estar atento y escuchar qué hay detrás de cada conducta. Sin dar por hecho nada. Sin pensar “yo ya sé que le pasa”. Sin esperar “recetas”. No las hay. Si agudizas el oído y abres tu mente, todo padre sabe escuchar qué necesita su hijo.

 

2016-LOGO-AEIOU

Andrea Zambrano
Equipo AEIOU
www.coachingpadresaeiou.com

Web: www.coachingpadresaeiou.com

Twitter: twitter.com/AEIOU_coaching

Facebook: www.facebook.com/m

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario