Controversia académica, aprendizaje cooperativo para desarrollar la capacidad de argumentar, debatir y consensuar.

IMG_20180302_111939_244 (2)

Los alumnos de 5º de Primaria del Colegio CEU Jesús María de Alicante, guiados por  Pablo J. Díaz Tenza  nos cuentan como han trabajado la técnica cooperativa de la Controversia Académica. Y este ha sido el resultado:

1. Presentación, contextualización y antecedentes previos en torno al proyecto.

En el apartado de expresión oral y escrita del tema 9 de Lengua nos encontramos con una explicación teórica sobre “cómo dar la opinión sobre un tema”. A continuación, tenemos una serie de sencillas actividades para llevar a cabo en unos pocos minutos. El temario impera y la marcha del libro debe seguir…

Consciente de la transición en que nos encontramos entre la enseñanza pura de contenidos y el desarrollo de competencias, entiendo que no es el planteamiento adecuado para trabajar con mis alumnos la capacidad de expresar su opinión y respetar la del resto.

2. Descripción del Proyecto. Principales características que lo definan. Ruta

La controversia se da cuando dos personas tienen planteamientos diferentes y deben ponerse de acuerdo. Trasladado al ámbito educativo.

La controversia académica es una técnica de aprendizaje cooperativo, ideada por los hermanos Johnson, que ayuda al desarrollo de la capacidad de argumentar, debatir, consensuar…

 

El desarrollo de esta técnica es tan sencillo como provechoso y, a la vez, resulta altamente atractivo para los alumnos. En mi caso, introduje algunas variaciones:


1.-
Damos un post-it a cada alumno y les pedimos que pongan un tema que podría debatirse en clase. Es importante explicarles que para que un tema sea “debatible” tenemos que poder posicionarnos respecto a él a favor o en contra. Para eso es más fácil si eligen temas en los que sepan que en clase existen compañeros que piensan una cosa y la opuesta. Se le pueden dar algunos ejemplos como: ¿son importantes los deberes? ¿Es mejor trabajar en grupo o individualmente?…

2.- El profesor recoge los post-its y los agrupa en 4 o 5 grupos temáticos de manera que en cada uno de ellos puedan haber alumnos defendiendo una postura y la contraria (un mínimo de 2 o 3 por postura en cada tema). Los temas que se acabaron debatiendo en mi clase fueron:

  • ¿Es mejor trabajar solo o en grupo?
  • ¿Son necesarios los exámenes finales?
  • ¿Es bueno jugar a videojuegos para mayores de edad?
  • ¿Son necesarios los deberes?
  • ¿Es importante hacer esquemas?

3.- Se leen en voz alta los temas y los alumnos eligen sobre cuál quiere hablar y qué postura van a defender. El profesor debe asegurarse de que todos los temas tienen alumnos en una y otra postura. En mi caso, escribí en la pizarra los 5 temas, para que los alumnos tuvieran todos presentes, eligieron sobre qué tema debatir y yo asigné la postura que defenderían al azar. De esta forma, hubo muchos alumnos a los que les tocó defender una postura opuesta a la suya, desarrollando así la capacidad de ponerse en el lugar del otro.  IMG_20180302_111921_137

4.- Los alumnos preparan en casa argumentos para defender su postura. Se debe explicar que para hacer el debate deben haber reflexionado sobre los argumentos que pueden apoyar su postura y cuáles pueden servir para rebatir la contraria.

5.- Se distribuye la clase en círculo, o semicírculo, alrededor de dos filas enfrentadas de sillas (tantos como componentes haya para defender cada postura). Los alumnos van saliendo por grupos temáticos para debatir. El profesor modera el debate dando turnos de palabra. Cada alumno cuenta con tres turnos: una exposición de su argumento, una réplica y una contrarréplica.

La mejor forma de llevarlo a cabo, según mi experiencia, es que comience un alumno con su primer argumento y a continuación sea un “oponente” quien le haga la réplica. Si vamos alternando participaciones de uno y otro bando, conseguimos que el debate sea mucho más fluido.

3. Metas u objetivos que se persigue con el desarrollo del proyecto.

  • Favorecer la reestructuración cognitiva de los alumnos.
  • Desarrollar su pensamiento crítico.
  • Trabajar la empatía (ponerse en el lugar del otro).
  • Desarrollar la comprensión oral, expresión oral y capacidad de escucha.
  • Potenciar la capacidad de argumentar y defender una postura.
  • Valorar el punto de vista de los demás.

 

4. Principales acciones innovadoras que se desarrollan en el mismo. Evidencias.

  • Aprendizaje cooperativo.
  • Técnica de controversia académica.
  • Debate.

5. Para rematar. Impresiones finales.

Ha sido esta una actividad que no ha requerido mucha elaboración pero que, no obstante, ha supuesto un gran descubrimiento pues tiene un  potencial enorme.

A los alumnos les encantó la “clase de debate”, como la llamaron ellos, y ya están deseando que llegue el próximo momento en que puedan enfrentarse en una nueva batalla dialéctica.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *