13047899_824342097696992_1704817553626805528_o

Entrevistamos a Beatriz López

Captura de pantalla 2016-08-24 a las 15.40.17

Beatriz López es profesora de Lengua Castellana, Literatura y Ciencias Sociales: Geografía e Historia en el Colegio Bienaventurada Virgen María (Irlandesas)  Madrid.

¿Si tuvieras que elegir un momento de tu vida profesional, con cuál te quedarías?

Si tuviera que elegir un momento me quedaría corta, pues he ido descubriendo en estos años de profesión que nuestra labor como docentes se compone de miles de instantáneas que conforman nuestra vida y la de aquellos que están a nuestro alrededor.

Sin embargo si tuviera que elegir uno me quedaría con las graduaciones de mis alumnos/as. Soy tutora de 4º de ESO y nuestro centro no tiene Bachillerato así que los profesores que damos clase en el último año de Secundaria debemos trabajar arduamente para que nuestros chicos/as saquen su graduado y tengan un buen nivel curricular para afrontar sus estudios posteriores. La graduación es un momento muy especial tanto para ellos como para quienes les hemos acompañado a lo largo del curso.

Hemos compartido muchas horas: lloros, alegrías, tristezas, enfados y aprendizaje. Al fin y al cabo hemos vivido juntos muchas experiencias que son importantes. Verles ese día, habiendo superado muchas complicaciones y dificultades, supone un gran orgullo, tanto para las familias como para ellos mismos/as.

Por eso, cuando un docente ve que ellos mismos han llegado hasta ahí, con todas sus mochilas personales, emocionales y vitales concentradas en un solo acto, verdaderamente veo las maravillas que la educación provoca.

Me quedo con sus nervios, que no son otros que la incertidumbre de dar un paso importante. También me quedo con sus sonrisas cómplices como testigos de los momentos vividos, con sus resoplidos como delator de algo desconocido que viene a abrirles las puertas de su vida.

Con sus palabras, que son el más claro ejemplo de educación en valores, aspectos académicos y humanos. Por supuesto me quedo con sus lágrimas ya que son el mejor testigo de todas sus emociones y el paso de un estadio de la vida a otro.

Y cómo no, me quedo con sus ganas locas tras los actos protocolarios, cuando se muestran en esencia como lo que son: los hombres y mujeres del futuro.

Todo lo vivido a lo largo de cuatro años de estudios, viéndoles crecer, acompañándoles, enseñándoles y mostrándoles la vida en su magnitud es el mejor regalo que una, como profesora, puede tener.

¿Qué es para ti la innovación educativa?

Es cierto que nos encontramos ahora mismos inmersos en una vorágine innovadora que inunda todos los rincones del ámbito educativo. No lo considero una moda, sino una necesidad. Y tampoco quiero repetir discursos que, seguramente, ya se habrán escuchado en otros foros. Para mí la innovación educativa es un RETO (y con mayúsculas) y una OPORTUNIDAD. Y ambos se unen bajo el denominador común de la necesidad como comentaba previamente.

Nuestro mundo avanza a pasos agigantados y el sector educativo se ha quedado a la cola. Si bien la clase se ha mostrado antaño como el santuario del profesor donde todo estaba supeditado a su conocimiento, las nuevas formas de relacionarnos y la forma en que el mundo está conectado está desmotando estas estructuras (aún férreas) Por eso, para mí la innovación educativa tiene distintos frentes.

En primer lugar por el cambio de paradigma social y global. Es una necesidad apremiante que el mundo nos está cuestionando. Y nosotros, como docentes y profesionales de este ámbito debemos asumir ese RETO como algo positivo y con la concepción de que es una OPORTUNIDAD de cambiar cosas que sabemos ya están agotadas. Es imprescindible dar un salto al vacío con la confianza de que siempre será un aprendizaje. Y por supuesto dar el paso en conjunto, con un grupo que esté dispuesto a correr riesgos.

Otro punto que tiene que ver con el ya mencionado paradigma social y global son las comunicaciones y las formas de trabajo que hoy día se exigen. Tampoco volveré a discursos bien utilizados en otros ámbitos, pero está claro que la celeridad con la que las cosas, estructuras y modelos cambian es de esperar que lo que hoy hacemos diste mucho de lo que veamos dentro de diez o quince años. Y aquí juegan un papel fundamental las nuevas tecnologías.

Desde mi pequeño punto y radio de acción en el mundo quiero ayudar a mis alumnos/as a ser más competentes en las posibilidades que el mundo tecnológico nos ofreces. Son auténticos cracks manejando Instagram o Twitter, pero les cuesta muchísimo hacer trabajos coherentes y bien realizados en Word o hacer una presentación que se salga de lo puramente formal de PPT o Prezi.  Por ello, abrirles un abanico de posibilidades y que ellos decidan qué necesitan en cada momento es ya un paso de aprender a aprender muy importante.

Por ello, dotarles del mayor número de opciones con un conocimiento y un razonamiento lógico que infiera un aprendizaje y un uso garantizará que puedan ser competentes en diferentes aspectos o situaciones. Eso ya es un logro muy importante.

Y por último, y para mí una de los pilares fundamentales de la educación, es la parte emocional y educación en valores. Ya decía Montserrat del Pozo que la verdadera innovación comienza por querer al alumno/a.

Parece algo muy sencillo y simple, pero creo que durante mucho tiempo se ha establecido una línea imaginaria entre el docente y el alumnado que lo único que conseguía era distanciarlos y que el aprendizaje perdiera su esencia: la emoción.

Si asumimos la emoción como un pilar básico para establecer un proceso de enseñanza-aprendizaje podremos dotarlo de aspectos que antes se perdían: la motivación, el interés, la empatía, la confianza (en mí mismo y en los demás), etc.

Somos docentes, no amigos de nuestros chicos y chicas, pero una relación en la que ellos nos vean como personas normales y corrientes, con nuestras virtudes y defectos, mostrándonos con nuestras imperfecciones y con nuestros puntos fuertes y sobre todo, con nuestra pasión en lo que hacemos nos podrá garantizar un mejor clima y un camino más sencillo.

¿Utilizas metodologías innovadoras en el aula?

El camino es muy largo y complejo, pero no hay día que no busque superarme para mis alumnos/a y para mí misma. En primer lugar porque soy una aprendiz incansable e intento ir de un sitio a otro, yendo a cursos, formaciones, leyendo, contrastando, buscando por Internet. En este sentido sí me siento muy autodidacta y eso me hace arriesgar.

Aterrizando en mi día a día también confesaré que no me da tiempo a realizar todo lo que pasa por mi cabeza, pero sí me alegra saber que poquito a poco se podrán realizar cambios. Intentar pensar que puedo dar un giro de 180º de la noche a la mañana es una locura y más si lo quieres hacer con un sentido y un profundo sentido pedagógico y de aprendizaje. Por eso todas las ideas surgen pero algunas de ellas son las que se pueden materializar.

En cuanto a metodologías innovadoras dentro del aula me decanto especialmente por el ABP (aprendizaje basado en proyectos) y todo lo relacionado con el pensamiento (rutinas y destrezas)

Si uno se acerca hoy en día a los avances que se están realizando en neurociencia y lo aplicamos a la educación, veremos que conocer cómo pensamos y cómo procesamos para aprender constituye el pilar fundamental para cambiar la educación. Por eso potencio mucho con mis alumnos/as cualquier tipo de rutina de pensamiento. Por supuesto que estas las agrupo y selecciono en función del fin que quiera obtener (introducir un tema, sintetizar o relacionar información, etc. ) Lo mismo me sucede con las destrezas de pensamiento. Las  considero otro pilar fundamental y necesario para ayudar a estructurar las mentes del alumnado y los cimientos para seguir construyendo.

En esta línea sigo y lego mucho todo lo relacionado con el Proyect Zero en el que se encuentra Howard Gardner.

En cuanto al aprendizaje basado en proyectos es para mí una de las herramientas que mejor pueden representar el futuro de la educación. En este sentido hemos realizado en el centro distintos proyectos que han aunado diferentes metodologías (inteligencias múltiples, aprendizaje basado en el pensamiento, rutinas y destrezas) y que potencializan el aprendizaje. El trabajar de forma multidisciplinar permite que el alumno deje de tener compartimentos estancos y que el conocimiento, las habilidades y las destrezas fluyan en todas direcciones para dar resultados sorprendentes.

Otra de las prácticas por las que siento debilidad es todo lo relacionado con las nuevas tecnologías y mobile learning. Bien es cierto que nuestro centro no dispone de dispositivos para los alumnos/as, sino que contamos con la sala de informática.  En este sentido una de las materias que imparto en 4º de ESO, Geografía Económica, se da íntegramente con Moodle. Quiero destacar precisamente esta materia porque no cuenta con libro de texto y esto me ha dado mayor libertad a la hora de programar el curso escolar.

Es una materia que diseña tres proyectos (uno por trimestre) y trabaja al 100% con la plataforma y con las wikis o apps que propongo. Estos proyectos que abarcan los contenidos curriculares de la materia abarcan desde un proceso de emprendimiento con la creación de productos innovadores a través del modelo CANVAS a través de un portfolio, pasando por la realización de una revista digital con la aplicación ISSU o la realización de una maqueta sobre el efecto del ser humano en distintos desastres naturales.

Este proceso transforma por completo la dinámica de la clase y las relaciones entre los compañeros/as y ellos mismos han manifestado que su aprendizaje es mucho más significativo.

Y ahora me encuentro inmersa en nuevos aprendizajes que intentaré poner en práctica en el próximo trimestre. Entre ellos se encuentra un proyecto con el alumnado de Compensatoria sobre el género narrativo que realizaremos a través de la construcción de escenarios y personajes de una famosa marca de piezas y construcciones y también con todo lo relacionado con la gamificación y su inclusión en paisajes de aprendizaje para dotar de un aprendizaje más personalizado a los alumnos.

¿Qué te ha llevado a apostar por el cambio educativo?

No soy de ese tipo de profesores a los que les haya costado lanzarse a la piscina del cambio educativo. Al contrario, me considero una loca de estos cambios. Principalmente porque considero que estamos absolutamente desfasados y que es importante que demos un giro para ponernos a la altura de la sociedad y el mundo en el que vivimos.

Con esto no quiero decir que tengamos que dejar en el mayor ostracismo al aprendizaje puramente memorístico que ha monopolizado la educación, pero sí dar cabida y hacer protagonistas a otros elementos, inteligencias, habilidades y destrezas que hasta hace no mucho estaban consideradas de segunda y, en algunos casos, ni se las consideraba.

También es cierto que trabajo en una institución que desde hace cuatro años apuesta por la innovación y en este sentido comparto plenamente las necesidades de soltar las cadenas de hace décadas y abrir las ventanas del futuro.

Por último, y siendo políticamente incorrecta, desde mi posición de profesora diré que cada vez me gusta menos la forma tradicional de educación. Mi forma de ser es muy activa y recordar los tiempos en los que estábamos seis o siete horas en un pupitre hace que me plantee que para mis alumnos busque otras cosas además de las ya conocidas.

¿Qué mejorarías de nuestro sistema educativo?

Todo lo relacionado con las leyes educativas. La educación no puede ser un arma arrojadiza sino un instrumento de futuro para una sociedad y un país. Por eso, ante los cambios insistentes de unos y otros y la falta de perspectiva y proyecto, considero que un pacto en educación sería un primer paso importante.

Otro punto que considero fundamental por la realidad que vivo es todo lo relacionado con la atención a la diversidad. Existen muchos alumnos/as con dificultades muy grandes que tienen el mismo derecho que cualquier otro a recibir una educación de calidad. Esto, muchas veces, no es así y siguiendo con el hilo anterior, si no apostamos e invertimos en educación las sociedades de los próximos veinte años lo adolecerán.

El papel del profesorado dentro del colectivo imaginario es otro punto importante. Por supuesto que es complejo y no se puede cambiar en un abrir y cerrar de ojos, pero la figura del docente y su formación son dos aspectos que debemos revisar para seguir construyendo juntos un futuro mejor.

Si estuviera en tu mano cambiar algo en la educación actual, ¿qué cambiarías?

Además de suscribir todo lo dicho anteriormente hay una pregunta que me cuestiono a nivel personal. Si estamos viendo todo este movimiento de innovación educativa, de personas tan potentes en diferentes ámbitos, auténticos genios que consiguen realizar proyectos y propuestas fabulosas… ¿cómo es posible que estas personas no están tomando decisiones importantes dentro de nuestro sistema educativo?

Quizá sería algo que cambiaría. Pienso que si las personas que tuvieran poder de decisión fueran todos estos docentes anónimos y no tan anónimos gran parte de la educación cambiaría y el proceso de enseñanza-aprendizaje estaría cohesionado y en sintonía con el fin de dotar a nuestros alumnos con lo mejor en cuanto a conocimientos, habilidades, destrezas y emociones.

También buscaría las formas para que todo el mundo tuviera una educación de calidad y los medios para poder desarrollarse íntegramente. Quizá en muchos ámbitos esto no se perciba, pero existen muchas familias, casos particulares o situaciones determinadas que no favorecen la educación y, al fin y al cabo, va en detrimento del niño o niña. La dignidad de la persona está por encima de todo y nosotros no podemos olvidar que estamos aquí para atender a quienes llegan a nuestras manos y no ponernos medallas de todo lo que conseguimos.

Y por último, si estuviera en mi mano poder cambiar grandes estructuras algo que intentaría llevar a cabo sería la conciliación de la vida laboral y personal. Los niños/as tienen que poder tener tiempo de estar con su familia, jugar, salir al parque, cocinar, ver la televisión con su núcleo fundamental. La educación no es solamente el tiempo que pasan en la escuela, sino todo proceso de interacción con el otro. Y aquí enlazo con lo dicho anteriormente: las emociones. Los niños/as se deben sentir queridos, valorados, reconocidos… al fin y al cabo, identificados con su estructura familiar y con sus círculos más próximos. Hoy en día esto es muy complejo y en un porcentaje muy alto no se consigue.

¿Has participado en algún proyecto que quieras destacar?

He estado colaborando con diversas entidades en cuanto a creación de proyectos innovadores para tablets y diseños curriculares. Sin embargo ahora me encuentro inmersa en formación y procesos de aprendizaje y todo lo que esté relacionado con el centro.

En cuanto a proyectos dentro del colegio estaremos presentes en el mes de abril en las III. Jornadas de Buenas Prácticas de FERE donde presentaremos un proyecto innovador que realizamos este curso sobre la Prehistoria y en el que se han incluido múltiples metodologías activas y que ha supuesto un reto importante.

¿Qué características debe tener un líder educativo?

Hoy en día cuando hablo (a título personal) de líder hablo también de gestor. Es una persona capaz de mover elementos que se encuentran a su alrededor (recursos humanos, administrativos, educativos,  informales, etc.)

Por tanto, un líder educativo debe saber gestionar un liderazgo positivo y horizontal. Esto es, debe arroparse de un grupo de personas que, con talentos diversos, conformen un conjunto potente pudiendo llegar a cumplir unos objetivos determinados. Y por supuesto con horizontalidad. Las estructuras jerarquizadas, desde mi punto de vista, pueden ser positivas en otros ámbitos, pero en la educación cada vez se está demostrando que es muy necesario ese trabajo codo con codo y sin mirar por encima del hombro (aunque se pueda seguir dando)

Un segundo punto de líder educativo es el carisma. En esencia esto no siempre es sencillo. Encontrar una persona que pueda arrastrar, contagiar, hacer que te subas a un proyecto, que confíes en él/ella para arriesgar algo, no es sencillo. Y verdaderamente hacen falta. En una estructura como la escuela tener perfiles positivos de personas carismáticas es un plus realmente valioso. Sencillamente porque son los que van a hacer que otros más se sumen.

También para mí es muy importante ser visionario y saber estar atento de todo lo que sucede a tu alrededor. Si ya se ha dicho que los tiempos están cambiando tan deprisa es fundamental que los líderes estén a la última, detecten, intuyan y se lancen a por ello.

Creativos y con un punto de locura. Pienso que es muy importante desterrar la idea de líder (que no jefe) anquilosado o totalmente correcto. Deben ser personas que den respuestas distintas a los problemas a los que nos enfrentamos y que dicha respuesta salga de lo convencional, con nuevas directrices y con una pizca de locura. Para mí esas son las personas que pueden aportar y dar.

Por último no quiero olvidarme de la competencia y profesionalidad en su ámbito de trabajo. Uno es ejemplo no solo en sus clases, sino en su forma de vivir la vida y en nuestra labor como docentes esto es muy importante. Más si cabe en una persona que es líder. Debe ser un ejemplo para todos los que están a su alrededor. Y dicha ejemplaridad pasa por su competencia y su forma de saber hacer y estar.

Seguro que me dejo otras muchas propiedades, pero como es muy complejo encontrar al líder perfecto (principalmente porque no creo que encontramos a alguien que cumpla todos los puntos de manera sobresaliente) me quedo con estos.

Si tuvieras que crear un “club educativo” ¿a quién invitarías?

Seguramente sería un club de lo más heterogéneo y a simple vista incoherente. Buscaría, ante todo, personas que sienten auténtica vocación por lo que hacen (sea el campo que sea) y con muchas inquietudes, que cuestionen desde la humildad y el respeto todo lo que les rodea.

No daría nombres, por tanto. Solo con estas dos premisas cualquier persona que tuviera el deseo de formar parte de él sería bienvenido. La educación no se puede compartimentar como tampoco podemos compartimentar el aprendizaje. Desde que nacemos y hasta que morimos estamos en continuo aprendizaje. Lo que tendríamos que hacer sería clarificar cuáles deben ser las prioridades en todo este bello viaje que es la vida.

Twitter: @bealo_08

Captura de pantalla 2016-08-08 a las 16.03.56

Entrevistamos a Óscar González

Captura de pantalla 2016-08-08 a las 16.07.11

Óscar González es profesor de Educación Primaria, escritor, asesor educativo y conferenciante. Es el fundador de la Alianza Educativa, un proyecto que tiene como objetivo mejorar las relaciones entre las familias y la escuela. Además es director de la Escuela de Padres con talento. Colabora como experto en los distintos medios de comunicación. Ha sido galardonado con el Premio Magisterio 2013 por su empeño en mejorar y hacer más fluida la relación entre escuela y familia y sus iniciativas que permiten a numerosas familias formarse para reforzar la educación de sus hijos.

¿Si tuvieras que elegir un momento de tu vida profesional, con cuál te quedarías?

Personalmente he vivido experiencias fantásticas (publicaciones de libros, puesta en marcha de nuevos proyectos, Premio Magisterio 2013, etc.) a lo largo de mi vida profesional pero si me das a elegir únicamente uno me quedaría con el momento actual. Me gusta vivir y disfrutar el presente. Creo que ya tendré tiempo de añorar y recordar el camino que he andado para llegar hasta aquí. Y digo el momento actual porque es el único en el que puedo hacer algo si realmente quiero cambiar cosas. Y creo que la educación actual está demandando justamente eso: cambios. Vivimos en una sociedad que cambia a un ritmo vertiginoso. El mundo educativo no es ajeno a estos cambios: las nuevas tecnologías, los cambios en los sistemas educativos, en los entornos, etc. Todo ello en el marco de una gran crisis global. Por este motivo creo que es necesario que desde los centros educativos, en nuestras aulas iniciemos una transformación profunda a través de una innovación real y efectiva que nos ayude a establecer un cambio educativo.

¿Qué es para ti la innovación educativa?

Cuando hablamos de innovar inmediatamente nos vienen a la cabeza imágenes de productos tecnológicos que han revolucionado nuestra sociedad pero para mi innovar es ir más allá: es ofrecer algo distinto, diferente y revolucionario en cualquier ámbito. Y en educación se puede y se debe innovar introduciendo materiales, metodologías y formas de actuar que ayuden a trascender el sistema caduco en el que todavía se asienta la escuela del siglo XXI. Pero no solo esto es innovar… Eso es solo una parte. Debemos cambiar muchos aspectos de nuestro sistema más allá del aula. Innovar pasa por entender algo tan obvio como que el niño es el principal protagonista del aprendizaje. Y ahí es donde debemos poner el foco: no se trata tanto la forma en que lo hacemos sino el resultado que obtenemos.

Para esta nueva educación necesitamos profesores innovadores, verdaderos emprendedores educativos que apliquen ideas novedosas a problemas reales y que obtengan como resultado “nuevas formas de hacer” que más adelante se generalicen y utilicen ampliamente.

¿Utilizas metodologías innovadoras en el aula?

Como ya he comentado, lo principal es únicamente introducir metodologías innovadoras o novedosas en el aula porque nos han dicho que funcionan y nos llevarán al éxito sino buscar nuestra propia metodología que nos ayude a conectar con nuestros alumnos.  ¿Cuáles? Por mi experiencia en estos 16 años que llevo trabajando en al aula la clave está en dos elementos fundamentales: ESCUCHAR a nuestros alumnos y que las clases se impregnen de SENTIDO DEL HUMOR poniendo el foco en lo positivo y no en condenar el error, el fallo. Todo ha de servirnos como un medio para aprender. Lo importante es el factor HUMANO: escuchar los intereses de mis alumnos, sus sentimientos, miedos, etc. Además me gusta innovar en la relación con las familias y no quedarme únicamente con las tutorías de madres y padres, debemos ir más allá. En este sentido, queda mucho por hacer… Los centros educativos del siglo XXI deberían convertirse en verdaderas “incubadoras de ideas prácticas” que nos ayuden a salir de esta crisis permanente en la que está envuelta la educación. Necesitamos claustros innovadores y AMPAS innovadoras que no se dejen llevar por la inercia y que promuevan CAMBIOS reales en su entorno. Es fácil criticar y ver fallos en las ideas de los demás. Nuestra función no es criticar las ideas sino apoyarlas o dar alternativas inteligentes que mejoren estas ideas. 

¿Qué te ha llevado a apostar por el cambio educativo?

Me he dado cuenta que para ser parte de la solución en primer lugar debemos ser conscientes que somos parte del problema y a partir de ahí empezar a buscar soluciones… La educación tiene que cambiar. Esto es urgente y necesario y para que esto ocurra necesitamos del compromiso individual de cada uno de nosotros para aportar soluciones. Necesitamos con urgencia un compromiso educativo de la sociedad. No podemos esperar de manera ingenua a que los gobiernos resuelvan el problema educativo porque hasta la fecha, hemos dejado esta toma de decisiones en manos de los políticos y la situación lejos de mejorar no ha hecho más que empeorar. ¿Por qué motivo? Porque las soluciones aportadas son pequeños parches: cambiar la ley educativa y establecer numerosas reformas que nos han ido encerrando en un callejón sin salida del que es difícil (pero no imposible) salir.

Hay una frase de Gandhi que me encanta y que nos indica cuál es el camino a seguir: “tú debes ser el cambio que quieres ver en el mundo” y que con mucho atrevimiento suelo utilizar aplicándola al tema que nos ocupa: “tú debes ser el cambio que quieres ver en el mundo educativo”. Y es que cada uno de nosotros debe tomar sus propias decisiones y comprometerse a llevar a cabo un cambio personal si realmente queremos cambiar algo. Y de este compromiso educativo personal surgirá un compromiso educativo social más amplio en el que todos y cada uno de nosotros seremos auténticos protagonistas: la escuela, las familias, los medios de comunicación, los políticos, etc. Seremos promotores de grandes cambios y transformaciones sociales.

Elige una palabra, tu centro: ¿favorecedor o limitador?

Como soy consciente de que mi respuesta va a crear controversia te diría que hay de todo: personas que facilitan pero otras tantas que limitan. Lo importante es hacer y también dejar hacer. Y esto último todavía hay gente que no lo entiende.  Escribí hace un tiempo un artículo sobre la necesidad de “desintoxicar” la educación, ya que considero que hay muchos “claustros tóxicos” donde el ambiente es irrespirable, donde la crítica es la base en la relación de sus miembros. Lo que no se dan cuenta es que al final el gran perjudicado de todo esto es el niño. Hablamos de “Planes de convivencia” para los alumnos cuando en ocasiones serían necesarios “Planes de convivencia” para los adultos. Eduquemos con nuestro ejemplo.

¿Qué mejorarías de nuestro sistema educativo?

Muchas cosas. Esta son solo alguna de ellas:

  • El elevado índice de fracaso y abandono escolar así como el nivel de paro juvenil.
  • Los resultados de nuestro país en las pruebas internacionales que evidencian que hace falta un cambio, una transformación profunda de nuestro sistema educativo.
  • Las continuas reformas educativas por parte de los políticos de turno. Como bien afirma Richard Gerver “los Gobiernos no tienen el valor necesario para comprender que el futuro no es una serie de continuas reformas, pequeños ajustes y nuevas políticas. Se trata de emprender una transformación radical”.
  • Nuestro sistema condena el error y no lo aprovecha como una oportunidad de aprender y crecer.
  • La desconfianza de la administración hacia los profesionales de la educación. Como destaca Ken Robinson: “la educación no sucede en las salas de comités de nuestros edificios legislativos sino en salones de clases y escuelas, y las personas involucradas son los maestros y alumnos, y si se quita su criterio, deja de funcionar. Hay que devolvérselo a la comunidad educativa”.
  • El sistema no se adapta a la diversidad sino a la conformidad, no se individualiza la enseñanza y el aprendizaje de nuestros alumnos.
  • Existe un recelo y una desconfianza mutua entre familias y profesorado. Necesitamos formar un auténtico EQUIPO educativo de calidad. No podemos perder el tiempo en competir, necesitamos compartir.
  • Una excesiva politización de la educación a todos los niveles (sindicatos de profesores,AMPAS, etc.). Como afirma R. Gerver “tenemos que limitar el control que tienen los políticos para que los educadores puedan educar y los niños puedan aprender de una forma centrada exclusivamente en los jóvenes y en el desarrollo de su potencial”. Que nuestros políticos empiecen a preocuparse más por las generaciones futuras y menos por las próximas elecciones.
  • La educación actual no fomenta la creatividad y la curiosidad sino que más bien la reprimen y anulan.

Lo que ocurre es que seguimos sin emprender una auténtica transformación de la educación, esperando a que “alguien lo haga por nosotros”. No podemos olvidar que TODOS podemos aportar nuestro granito de arena a este CAMBIO EDUCATIVO.

Si estuviera en tu mano cambiar algo en la educación actual, ¿qué cambiarías?

Empezaría por establecer una auténtica ALIANZA entre las familias y la escuela. Familias y escuela no podemos permitirnos el enfrentamiento: necesitamos avanzar juntos, de la mano ya que está en juego el futuro de la infancia, es decir, el futuro de nuestra sociedad. Debemos promover la colaboración y participación de las familias. Los padres deben formar EQUIPO con el profesorado apoyándose en estos cuatro pilares fundamentales:

  • Una buena comunicación.
  • Una elevada participación.
  • Colaborar en las actividades que se nos plantean desde la escuela.
  • Implicación en la educación de nuestros hijos ya que es un factor decisivo en el éxito escolar de los mismos.

Un alejamiento de la familia con respecto de la escuela siempre tiene consecuencias negativas. Tenemos la obligación de convertir la escuela en un espacio de cooperación entre el profesorado y las familias.

¿Has participado en algún proyecto que quieras destacar?

He tenido la suerte de poder participar en muchos proyectos pero entre ellos destacaría mi proyecto de Escuela de Padres con talento (www.escueladepadrescontalento.es). Se trata de un nuevo modelo de Escuela de Padres y Madres práctico y dinámico que ofrece resultados reales. Una de las quejas frecuentes de los centros educativos es que los padres y las madres no participan en este tipo de iniciativas. Ofrecemos un proyecto avalado por una altísima participación e implicación por parte de las familias. Estamos convencidos de que no existen recetas mágicas para educar a nuestros hijos, no poseemos la “alquimia educativa” que nos resuelva todos los problemas pero sí que podemos ofrecer una serie de pautas, herramientas y principios educativos que nos ayuden y nos faciliten esa tarea. Muchos padres de hoy se encuentran con grandes dificultades a la hora de abordar los problemas educativos de sus hijos.

Nuestra intención es la de prepararlos para que aprendan y encuentren su propio estilo y forma de educar a sus hijos. Nosotros queremos estar junto a ellos para orientarlos, ayudarlos, acompañarlos, escucharlos, asesorarlos, etc. y ofrecerles lo que buscan: soluciones.

Además de los mencionados, uno de nuestros objetivos prioritarios es el de “aprender todos de todos”. Este proyecto es una experiencia enriquecedora para todos los participantes donde la visión y experiencia de otros padres nos ayudarán a completar y enriquecer la propia. El proyecto incluye muchas novedades: formación presencial + online, biblioteca de madres y padres, club de madres y padres, boletín familias, grabación de las sesiones, etc.

¿Qué características debe tener un líder educativo?

Lo importante es destacar que todos podemos convertirnos en líderes educativos. Personalmente considero que debe reunir una serie de características:

  • Tienen una visión.
  • No desfallecen en el camino.
  • Son persitentes, pacientes y constantes.
  • Saben comunicar.
  • Mantienen la calma ante cualquier conflicto.
  • Conocen sus limitaciones.
  • Empáticos.
  • Sentido del humor.
  • Ejemplo vivo de lo que quieren transmitir.
  • Etc.

Si tuvieras que crear un “club educativo” ¿a quién invitarías?

Invitaría a personas de todos los sectores de la comunidad educativa para que me transmitieran sus ideas… Creo que es importante que dejemos a un lado nuestro ego y aprendamos de todos. En la escuela estamos tan preocupados por enseñar que se nos olvida que todavía tenemos mucho que aprender. Y no olvidemos que nuestros alumnos tienen mucho que enseñarnos…

Web: www.escueladepadrescontalento.es

Blog: www.elblogdeoscargonzalez.es

Twitter: @OscarG_1978