13316964_10154221428344146_3031740140671520420_o (1) (1)

POR FAVOR, ESCUCHEN AL PROFESOR DE MÚSICA

Captura de pantalla 2017-02-22 a las 20.32.09

Muchas pueden ser las causas que lleven a una persona, adultos o de corta edad, a un aula de música. Sea como fuere, estamos tomando una inmejorable decisión.

Como bien es sabido y  está demostrado por multitud de estudios y expertos en diversas disciplinas, la práctica de un instrumento musical, en concreto, y el dedicarle tiempo y esfuerzo al entender la música, en general, ayuda a activar el desarrollo más pleno e íntegro que el ser humano pueda alcanzar. Desde los más antiguos testimonios de los grandes pensadores presocráticos, hasta las más actuales teorías como, por ejemplo, la propuesta de las  “inteligencias múltiples” de H. Gardner  o los famosos compendios sobre inteligencia emocional y social de D. Goleman, avalan esta disciplina como una completa herramienta para ampliar nuestras competencias y habilidades racionales, motrices, sociales y emocionales.

taller inteligencia emocional (1)

El personaje del profesor en el proceso de enseñanza-aprendizaje es siempre de gran importancia, pero en las disciplinas artísticas, y en concreto en la música, es fundamental, prácticamente insustituible. Por la propia naturaleza de este tipo de enseñanza y la preestablecida estructura individualista de las clases (tema que está plenamente a la vanguardia de debate, pero en el que ahora no vamos a ahondar), la figura del docente es mucho más que eso. Debido a ese modelo tan personalizado de clases, los contenidos, competencias y habilidades que el profesor ayuda a desarrollar, van mucho más allá de lo meramente musical, ya que son incontables las horas que profesor y alumno pueden llegar a pasar a solas.

Independientemente de si los alumnos son adultos, adolescentes o niños, el propio transcurso de los días puede y acabará convirtiendo al profesor en una especie de psicólogo o “coach”, un amigo muy especial, sobre todo porque, antes o después y dependiendo de cómo se gestione el aprendizaje, se empezará a hablar y trabajar el campo puramente emocional; reconocer, crear y expresar, es decir, nuestro lado más íntimo y humano. “Expresar emociones”, ese concepto que divierte a los más pequeños, sonroja a los “quinceañeros” y que resulta un completo tabú para muchos de los más maduros.

De esta forma, la música, en sí misma, deposita una gran responsabilidad sobre difusores y aprendices. Por ello, voy a dividir el texto en dos propuestas diferentes: una destinada hacia alumnos o padres/madres de los mismos y otra hacia los profesores.

Ustedes, alumnos y/o responsables de los mismos, aprecien, valoren y sean capaces de sacrificarse por la clase de música, porque si apreciemos tener herramientas para automotivarnos, si nos gustaría ayudar a convertir nuestra autoestima en un fiel aliado, si queremos ser capaces de percibir los resultados de un sacrificio o si queremos ser personas emocionalmente inteligentes (entre muchas otras cosas), es necesario. La música, o la educación artística de calidad en general,  no es más importante que otros campos de desarrollo como el deporte o la “educación” obligatoria, simplemente es muy importante. Cada vez que alguien menosprecia la educación musical o, peor aún, cada vez que un padre o madre realiza un comentario desvalorizador al respecto delante de sus hijos/as, se está cometiendo un grave atentado contra una de las herramientas que más eficientemente pueden llegar a producir el desarrollo íntegro del individuo en todas sus etapas, desde el nacimiento hasta la vejez.

Nosotros, los profesores, no podemos obviar esta responsabilidad, somos acreedores directos del enorme  valor de aquello que intentamos transmitir. 13316964_10154221428344146_3031740140671520420_o (1) (1)Tenemos que ser conscientes de ello, esmerarnos en cada clase como si de una virtuosa interpretación se tratase, elaborar estrategias de aprendizaje a corto y largo plazo, identificar aquellos problemas que van más allá de lo meramente musical y cómo podemos ayudar, ampliar nuestras habilidades y competencias a través de una formación amplia y continua y, sobre todo, hacer pedagogía de la experiencia; cada clase, cada alumno y cada curso nos han de hacer mejorar y de no caer en la inercia laboral, porque nuestros alumnos evolucionan, no son un producto estático, y nosotros debemos evolucionar paralelamente, es más, un paso por delante. No podemos exigir respeto ni imponer valor si no presentamos una actitud recíproca.  Tampoco podemos olvidar lo mucho que podemos influir, conscientemente o no, en la vida de una persona, sobre todo y desde mi punto de vista, de los más pequeños, porque tras horas y horas de clases individuales o muy reducidas, transmitimos infinidad de valores, habilidades, opiniones, actitudes y aptitudes, es decir, educamos con mayúsculas.

Padres, madres, alumnos y profesores, concienciémonos, valoricemos, no cuestionemos, no obviemos, escuchemos, analicemos, seamos responsables,  exigentes y capaces de ver más allá, pues toda arma es válida para la guerra que la educación artística libra actualmente con las instituciones  y parte de la sociedad en general o, simplemente, con todos aquellos que no han tenido la suerte de acceder a una educación musical de calidad; con profesores responsables y cercanos a un contexto que les haya permitido sentir “el valor”.

MT&S1 (1)

 

Eduardo Sánchez-Escribano García de la Rosa

Captura de pantalla 2016-08-09 a las 23.24.22

20 CLAVES PARA SABER SI ESTÁS EDUCANDO BIEN A TUS HIJOS

 

Prof. Dr. Víctor Arufe Giráldez. Universidad da Coruña.

www.victorarufe.com

La educación es un campo de estudio del que todos hablan, pero pocos conocen en profundidad. En este post se describen 20 aspectos importantes que pueden conducir hacia una buena educación de los más pequeños de la casa. Si eres padre o madre comprueba si los cumples!

 

Acerca de qué es la educación

1

Si tuviese que definir con mis palabras qué es la educación, seguramente la definiría como un arte, un placer de la vida, algo complejo y gratificante a la vez, que requiere de mucho tiempo, paciencia y dedicación constante, y que culminará con éxito cuando docente y discente, padre/madre e hijo/a sean cómplices de un proceso en el cual ambos aprendan, disfruten, vivan y experimenten. La educación tiene reglas pero debes prestar atención a la diversidad social, afectiva, emocional y psicológica de cada niño.

¿Dónde podemos educar?

A través de este artículo mostraré las 20 premisas claves de una buena educación. Si ya cumples todas, sigue por ese camino y pronto recogerás tus frutos. Si todavía no las cumples intenta reflexionar en aquellas que te faltan, quizá sea el momento de cambiar.

Para facilitar la comprensión de los aspectos clave, los he dividido en diferentes ámbitos que están presentes en la vida de los niños: la casa, la escuela, el coche, la escuela deportiva, la calle, las vacaciones y los fines de semana.

La educación en casa, quizá las más importante

El seno familiar es de vital importancia para el desarrollo integral del niño. Muchas veces los padres llegan cansados a casa y se olvidan de pequeñas directrices que educan a sus hijos. Recordar estas premisas te facilitará la educación de tus hijos.

En casa…

  1. Establece horarios para cada actividad. Es muy importante que los niños tengan horarios y que sepan cumplirlos. Una hora para jugar, una hora para hacer los deberes, otra hora para el ejercicio físico, una hora para la televisión, una hora para comer, etc. Diseñar un horario con los hijos puede ser un buen inicio para la convivencia. Es recomendable ponerlo en algún lugar de su habitación, para que lo tenga presente y sepa qué hacer cada día. En hogares donde los horarios son cambiantes o están ausentes siempre será más difícil educar a los niños, aunque parezca lo contrario a ellos les gusta los horarios, la separación de los tiempos destinados para cada cosa.
  1. Confecciona y fomentar rutinas:Si los horarios son importantes, las rutinas suponen un nivel igual o superior. Tenemos que establecer rutinas en los niños, éstas pueden ser de orden, higiénicas, saludables o de otra índole. A modo de ejemplo podemos indicar que se laven las manos siempre antes de cada comida, cepillarse los dientes bien después de comer, preparar a la noche antes de acostarse su mochila para el día siguiente, recoger un juguete antes de sacar otro, etc. El orden en el hogar facilita la convivencia y ayuda a crear armonía en casa. Puedes colocar notas por los distintos espacios de casa para recordar las rutinas, tal como se muestra en el ejemplo de la fotografía. Se establecen las rutinas en cada sala: en la cocina hay una, en la habitación otra…
  1. Dota a los niños de roles y responsabilidades. Si no queremos tener en la familia a un “Fumi” o un “nini“, debemos asignar roles y responsabilidades a nuestros hijos. En familias con dos o más niños incluso se puede nombrar a un encargado de supervisar el orden y que se cumplan las rutinas y/o normas establecidas por la familia, el encargado se puede cambiar cada día o cada semana, éste tendrá diversas funciones, por ejemplo supervisar que ninguno de sus hermanos deje las luces encendidas, el grifo abierto, la tapa del WC levantada, etc. El juego de roles es un juego que gusta mucho a los niños y los dota de gran autoestima y motivación, aprenden a establecer reglas, cumplirlas y hacerlas acatar. Se le debe enseñar que las tareas de casa son de todos y romper así con el machismo tradicional, por esos los niños pueden ayudar a sus padres haciendo su cama, poniendo la mesa, recogiéndola e incluso colaborando en la cocina, cocinando recetas, acompañando a sus padres al supermercado el fin de semana y comprobar el valor de los productos que consume en casa, etc.

234

 

  1. Utiliza las 6 palabras mágicas de la educación día tras día y fomenta su uso entre tus hijos: Gracias , te quiero, perdón, por favor, lo siento y ponte en su lugar. Con estas 6 palabras llegarás muy alto y tus hijos todavía más.
  1. Enséñales el valor de las cosas y a tener paciencia.Los niños tienen que tener paciencia, y la paciencia hay que entrenarla, cuando tu hijo pida una cosa, que seguramente te pedirá cientos y miles, ten paciencia para cumplir su deseo. Hay padres impulsivos que tan pronto el niño pide algo, porque se lo vio a un amigo, en la televisión o en un catálogo de juguetes, los padres ya acuden a comprarlo. Si educamos a adquirir las cosas con esfuerzo estaremos educando mejor y se aprende a valorarlas más. No es mejor padre aquel que satisface todos los antojos de sus hijos, sino aquel que lo educa mejor y el que enseña a vivir con lo justo y necesario, sin grandes lujos. Cuando los niños nos indiquen que sus amigos tienen de todo, nosotros tenemos que ser capaces de intentar enseñarle la otra cara del mundo, aquellos niños que no tienen nada, para que entonces ellos observen lo mucho que tienen en su casa y especialmente que aprenden a valorar más lo emocional y afectivo que lo material, será el momento de manifestarle lo mucho que lo queremos. No descartéis la opción de mostrarle algún documental de youtube sobre niños refugiados, o la labor desempeñada por las ONGs en países con pobreza.
  1. Conserva los momentos familiares.Quizá por trabajo o por el ritmo de vida actual, se están perdiendo los momentos familiares, esos momentos de diálogo entre los miembros de la familia, donde cada uno cuenta qué tal fue su día. En el seno de un hogar deben mantenerse los buenos momentos de conversación entre adultos y niños. El desayuno, comida, merienda y cena son quizá 4 grandes espacios de tiempo para enriquecer este valor, es aquí donde podemos indagar qué tal le va en el cole, sin preguntas con presión, siempre intentando animarle para que nos cuente, si está contento con los entrenamientos de su deporte favorito, con los docentes, con sus amigos, qué mejoraría de su centro educativo, qué rincón del colegio le gusta más, etc.
  1. Fomenta un buen uso de la televisión y de Internet. Los niños adoran los dibujos pero en tus manos está cuáles ofrecerles. Hay determinados dibujos que no son aptos al 100% para niños, en ellos se ven escenas de violencia, racismo, palabras malsonantes, etc. No te preocupes que si no los ven, en el colegio seguramente muchos de sus amigos ya le contarán esas escenas no educativas, suelen ser la comidilla de los recreos, lo prohibido siempre les llama mucho más la atención. Tampoco es recomendable comer con la televisión puesta ni verla antes de acostarse, pero sin embargo observamos como muchos padres compran televisiones para las habitaciones de sus hijos con el consiguiente riesgo de que los niños pidan encenderla a la noche, a lo que si los padres dicen que no, el niño empezará a llorar y tener una rabieta. Internet es otra fuente de peligro de diversa índole, debe ser usado siempre con fines pedagógicos, controlado y supervisado, especialmente en niños más pequeños. Disponer de un teléfono móvil a edades tempranas también puede perjudicar la convivencia familiar y social. Es una lástima ver cómo ahora los niños quedan por whatsapp para jugar partidas online a una hora determinada ¿Dónde está el contacto físico y la socialización? ¿Realmente necesita un teléfono móvil un niño?.
  1. Educa correctamente para una buena dieta y especialmente una adecuada información nutricional. Somos conscientes que es más fácil para unos padres meter una pieza de bollería industrial en la mochila para el tentempié del recreo, que ponerse hacer un bocadillo de embutido a las 08:00 de la mañana, pero sin embargo, estamos realizando una mala educación nutricional. Incluso, observo como muchos padres se saltan las recomendaciones de los docentes para las meriendas de sus hijos, perjudicando así a otros padres que cumplen estrictamente con lo que marca el centro educativo. Si los acostumbramos a leer detenidamente la información nutricional de cada producto que consumen desde pequeños, ellos mismos rechazarán la bollería industrial para estar sanos al 100%. Observar el significado de los ingredientes, el orden de éstos, qué son los colorantes, conservantes, tipos de grasas, espesantes, etc. Enseña a tu hijo a comer un poco de todo, desde los primeros años tenemos que ir introduciendo poco a poco todos los alimentos, verduras, pescados, carnes, pastas, arroces, etc.
  1. Antes de comprar un juguete piensa si eres capaz de crearlo con tu hijo, desarrolla su creatividad e imaginación. Las manualidades requieren tiempo y a veces dinero, pero como punto positivo tienen la gran unión que generan entre padre/madre e hijo/a. Seguramente puedes hacer cientos de cosas con tu hijo, es sólo cuestión de tiempo, creatividad e imaginación. Por ejemplo, para aquellos niños que disfruten y quieran un pinball, seguramente le gustará más este de la fotografía hecho a mano y por él mismo que un trozo de plástico que puede costar unos 40 euros de media. Pero además, cuando un niño hace un juguete o manualidad y percibe el esfuerzo y tiempo que le llevó lo va a cuidar más, aprende el valor de cuidar las cosas y el esfuerzo.
  1. En los cumpleaños no crees un exceso. Los cumpleaños antiguamente se celebraban con los seres queridos, los niños invitaban a dos o tres amigos y se pasaba la tarde en casa del homenajeado con sandwiches, patatas fritas… Hoy en día, los cumpleaños se celebran en espacios de ocio ideales para pasar un buen rato, se invita a toda la clase y el niño recibe cerca de 20-25 regalos. Es en este último concepto donde radica un problema, ese exceso genera un estado en el cual el niño sólo valorará aquellos regalos que más le gustaron llegando incluso a desprestigiar los otros. Educar en no ser consumista es otro de los fines de los padres.

 

5

6

En la escuela…

  1. Intenta llevar a los niños a un centro donde se trabajen todo tipo de valores y convivan diferentes tipos de familias. Los centros educativos deben garantizar el trabajo y desarrollo de todos los valores, tanto dentro como fuera del aula. De la misma forma, un centro que sólo acoge un perfil muy definido de familias debe garantizar el trabajo y enfoque correcto de la educación de su alumnado. Habitualmente solemos asociar a los centros públicos como una pequeña representación de lo que es el mundo, y a los centros privados como una burbuja en la cual sólo viven determinadas familias. Sea cual sea el tipo de centro, se debe educar en todo tipo de valores, privar al niño de determinada información no favorece su pensamiento crítico. Conforme avance en edad se debe trabajar más intensamente este punto crítico de los valores.Las familias deben ser consciente que a los niños se les debe educar hacia la solidaridad, colaboración con las personas más desfavorecidas, la inclusión educativa… Si observamos que el centro no está trabajando correctamente debemos reforzar el trabajo de valores en casa. A veces se cae en el error de pensar que si pago por la educación de mi hijo, éste tendrá una mejor educación. Sin embargo, al igual que sucede en otros gremios, profesores con buena y mala praxis los hay en todos los centros educativos. Siempre pongo mi ejemplo, mis padres me llevaron a uno de los colegios peor vistos de Santiago de Compostela, donde en su zona existía un alto índice de fracaso escolar, delincuencia, drogas, etc. Sin embargo sobreviví a todo ello, ¿milagro? no, educación familiar.

    Que un niño sepa rechazar los valores negativos existentes en la sociedad es fruto del trabajo familiar y respaldo de los centros. Si desde que nace tu hijo lo dotas de una gran autoestima, curiosidad por las cosas, empatía, motivación, sacrificio, juego limpio, etc. conseguirás a un gran adulto. Hay una frase célebre que señala que la adultez es la hija de la infancia, de cómo nos traten y etiqueten nuestros padres será nuestra personalidad futura.

  1. Educa a tu hijo para tener respeto hacia el profesorado. Los docentes trabajarán mejor con niños que creen en ellos, que confían en su labor y que son apoyados por los padres. En alguna reunión de padres en el colegio ya escuché decir a una madre cuando la profesora dijo, si a vuestros hijos les pega otro niño en el recreo o en clase decirles que me avisen, y en ese momento dice una madre, perdona si a mi hijo le pegan yo le digo que le pegue dos veces al otro.

En el coche…

  1. Habla y juega con tu hijo. Es importante que en el coche no recurramos siempre a la tecnología para amenizar el viaje. En trayectos cortos los niños pueden ir divirtiéndose con la familia, mirando por la ventana, jugando a ser copilotos, observando las infracciones que comenten otros, contando los coches de color blanco que nos adelantan, o preguntando por las señales de tráfico que pasamos y su significado. También pueden ir escuchando su canción favorita o leyendo un comic. En viajes largos y cuando sea necesario podremos echar mano de la tecnología y dejarle la tablet para que juegue a su juego favorito.

En la escuela deportiva…

  1. Educa para la práctica deportiva. Todos los niños deben ser encauzados hacia una educación deportiva. La práctica deportiva debe consolidarse independientemente del fin de la misma, recreación, salud o competición. Los padres debemos enseñar el deporte y los beneficios de éste. Además, se deben trabajar otros aspectos, como el juego limpio, dar la mano a los adversarios y al árbitro al finalizar la competición, no gritar a los niños desde la grada, no obsesionarle con ganar, etc.

En la calle…

  1. Evita llevar a tu hijo a sitios donde pueda escuchar muchos tacos y malas conductas,y por supuesto no digas palabras mal sonantes delante de ellos. Ir al fútbol o a un bar con tu hijo está bien, pero si durante la hora y media que esté allí va a escuchar 100 palabrotas, ver 3 peleas y fumar todo el humo del adulto de su lado, quizá debas plantearte si estás educando correctamente. Los niños son verdaderas esponjas que absorben todo lo que ven y escuchan.
  1. Enseña a tu hijo a utilizar diferentes frases y conductas en la calle. Tales como, decir buenos días, tardes…cuando se encuentre con alguien en el edificio, a ofrecer su ayuda a personas mayores con bolsas, para abrir la puerta, etc.
  1. Supervisa las amistades de tus hijos. Sin llegar a ser un verdadero espía intenta conocer cómo son las amistades de tus hijos, quizá unas malas amistades puedan echar por tierra todo el trabajo realizado en casa. Por eso es bueno invitar a tu casa a niños que quieres que sean los amigos de tus hijos, y evitar el protagonismo de aquellos niños con malas conductas y malos hábitos.
  1. Educa hacia el respeto de los animales y la naturaleza. Cuando veas a un perro por la calle intenta detenerte con tu hijo y darle unas caricias. Muchos padres cuando ven a un perro tiran de su hijo creándole cierta fobia hacia los animales. Tener un animal en casa es una fuente grande de educación, siempre y cuando se eduque para respetar y cuidar a los animales. Educa para el rescate de animales, la adopción y la colaboración con protectoras y evita comprar animales. Promueve el reciclaje y la selección de desperdicios a través de tres recipientes en casa. Inculca a tus hijos a incorporar cada desecho en su bolsa y explícale el cambio climático, la contaminación acústica, el abuso de ciertos contaminantes, etc. Puedes descargarte una aplicación en tu móvil que hace de sonómetro y utilizarlo cuando exista una fuente de ruido, para percibir el niño los daños causados.

7

El fin de semana…

  1. En días de descanso realza la unión familiar. Los días de descanso suelen ser una gran oportunidad para realizar actividades en familia. No hace falta tener dinero para grandes viajes, una excursión, un picnic, un paseo matutino…pueden ser grandes momentos. Aprovecha para realizar una escapada con tus hijos a la naturaleza, el medio natural establece unos vínculos afectivos muy importantes, además de ofrecer un espacio para el aprendizaje y mejora de conocimientos de fauna, vegetación, geografía, etc.

En vacaciones…

  1. Relájate pero no bajes la guardia. Las vacaciones parece que son el periodo donde todo vale. Sin embargo, debe ser también un periodo para trabajar la educación de nuestros hijos. Podemos ser más flexibles pero nunca debemos bajar la guardia. La educación es un proceso continuo e infinito, todo el tiempo que dediques a educar ayudará a crear a niños más útiles y funcionales para la sociedad. Un cuaderno de repaso para las vacaciones puede ser un buen hábito. Acudir a museos, exposiciones, etc. puede provocar que despertemos curiosidad por las artes. La música, fotografía, escultura, pintura, danza, teatro, etc. son grandes contenidos que pueden mejorar el crecimiento personal de nuestros hijos.

Llegado a este punto soy consciente que faltan otras muchas premisas y líneas de actuación, pero quizá con estas 20 ya tengas un buen cimiento para que la educación de tu hijo sea buena y evitar así que existan nuevas temporadas de “Hermano mayor“!

Mucha suerte para todos los padres y mucho ánimo para todos los docentes!

Si te gustó el artículo puedes seguirme en facebook e informarte del lanzamiento de mi próximo libro.

Víctor Arufe Giráldez

@VictorArufe

MIAC Maestros Innovadores Alumnos Competentes

@EducWeb

 

 

 

MGLORIA

AHORA TOCA SER NIÑ@

Fútbol, baloncesto, inglés, judo, baile, informática, atletismo, ajedrez, manualidades, yoga, tenis, teatro, clases particulares, mecanografía, alemán… y un sinfín de actividades que podemos ofrecer a nuestros hijos para que estén bien formados y sean los mejores… ¿Pero estamos seguros de que es eso lo que estamos consiguiendo?.

Muchas veces escuchamos a las familias hablar de todas las actividades que realizan durante la semana sus hijos. Creen que  cubrirles todas las horas libres con actividades es darles una mejor educación, más oportunidades para el futuro, abrirles puertas socialmante… ¿pero es así?. ¿Nos hemos parado a pensar y visualizar cómo es el día a día de los niños actuales?, ¿cuándo juegan?, ¿cuándo se caen y se levantan?, ¿cuándo experimentan libremente?, ¿cuándo son niños?… pues sí, la respuesta tristemente es NUNCA.

1

Los niños de nuestra sociedad en el momento inician su escolarización ya asumen horarios y obligaciones como las de un adulto… es eso lo mejor para su formación.   Lo tienen todo planeado, desde que se levantan hasta que se acuestan y cuando surge algo inesperado, ¡OHH, nos han invitado a un cumpleaños!, nos rompe todos los esquemas.

En este vídeo podemos ver un claro ejemplo de cómo actuamos los padres. Su autor  José M. Anguiano tiene un claro mensaje con su obra: “recordar a los padres sumergidos en una dinámica cultural de trabajo y consumo que los niños son niños y que deben jugar y disfrutar de su niñez y apoyarlos. La obsesión por procurarles lo mejor nos puede cegar y hacernos olvidar las cosas que dan sentido a nuestra vida, transmitiéndoselo también a ellos”.

hqdefault

Según Francesco Tonucci: “Jugar para un niño es la posibilidad de recortar un trocito de mundo y manipularlo. El juego libre es la verdadera necesidad del niño” .

El juego es considerado el principal medio de aprendizaje para los niños; algunos lo consideran como el trabajo más serio durante la infancia, es la manera más natural de experimentar y aprender y favorecer el desarrollo del niño en diferentes aspectos.
Ir al parque, pasear, a casa de unos amigos a jugar, al cine, cocinar con mamá, a la ludoteca, biblioteca o a no hacer nada, no tiene hueco en sus agendas. Se nos ha olvidado que nosotros éramos niños de parque, de jugar, de mancharnos y llevar rodilleras. ¿Qué les puede aportar ir al parque?
En su desarrollo socioemocional, ya que le permite expresar sus emociones y aliviar tensiones pues le proporciona placer y alegría. Es un medio que le permite socializar ya que entra en contacto con otros niños y con los adultos, aprendiendo a respetar normas de convivencia y a conocer el mundo que lo rodea. Cumple un rol muy importante en el desarrollo de su personalidad.

En su desarrollo psicomotriz, pues le brinda la oportunidad de ser activo y explorar a través de su cuerpo y sus movimientos con toda libertad.

En su desarrollo cognitivo, al jugar, el niño aprende y estimula sus capacidades de pensamiento, entre ellos, la atención, memoria y el raciocinio. El juego permite que el niño haga uso de su creatividad, desarrolle su imaginación y posibilita el aprendizaje significativo puesto que la actividad lúdica capta el interés y la atención del niño.

2

  1.  Aprenden a relacionarse con sus iguales. Esto es muy importante ya que las relaciones en el aula no tienen la libertad que las de la calle. El parque es como una pequeña sociedad fuera del contexto escolar.
  1.  Conocen y comprenden los roles y reglas sociales. Aquí nada está dirigido por el adulto, se juega y las normas y leyes las ponen ellos. Respetar el turno, lo que vale y no vale… son expresiones habituales que estructuran su mapa mental.
  1. La vida no es siempre justa. Muchas veces los padres queremos que nuestros hijos crezcan sintiéndose ganadores en todo, pero esto no es la realidad. Verán que hay niños que se portan bien, que ganan y pierden, que les acorralan… y tendrán que arreglárselas solos. Aprender a defenderse.
  1. Es correr, balancearse, columpiarse, saltar, deslizarse… con todo esto se ejercitan. Seguramente sea la clase de Educación Física más completa que hagan a la semana. Refuerzan su psicomotricidad.
  1. Ellos también se estresan, se cansan, se agobian, sufren tensiones en su vida diaria… Jugar, correr, no pensar, reírse por nada… les ayuda a desconectar y cuando vuelven a casa se sienten más felices. Liberan así el estrés acumulado.
  1. La imaginación toma el protagonismo absoluto. Son piratas, hay tiburones, una nave espacial, tesoros, pirañas, princesas… cuando escuchamos las conversaciones de un grupo de niños no podemos evitar sonreir, simplemente es maravilloso. Ellos desarrollan su creatividad.
  1. Es un paso importante para reforzar su autonomía, tienen un voto de confianza de los padres, que aunque estén cerca de los niños ellos se sienten libres. Normalmente suelen alejarse de los adultos y jugar siempre donde no se les pueda ver, es la emoción de hacer algo solos. Desarrollan su autonomía.
  1. No hay móvil, consolas, tablets, portátiles… sólo niños jugando. Los niños y adolescentes de hoy en día son nativos digitales. Viven gran parte de su vida online, lo que puede acabar distorsionando su realidad. Ir al parque, cuanto más tiempo y antes mejor, los devuelve a la realidad. Huir de la súper conexión tecnológica.
  1. El trabajo, la ropa, la cena, la compra… desgraciadamente son pocos los momentos que tenemos en el día a día para compartir con nuestros hijos y aquí se nos brinda esta opción. Mejoran las relaciones familiares.

Transmitir a nuestros hijos la necesidad de tener un tiempo libre de calidad es, quizás, uno de los aspectos de la educación que en más ocasiones se nos olvida.

La educación en el tiempo libre mejorará la calidad de vida de los niños, ya que, prevenimos conductas relacionadas con la ansiedad, aislamiento, depresión y otros males de nuestra sociedad. Iniciar esta educación desde la niñez es muy importante.

Las dos claves que debemos tener en cuenta sobre su tiempo libre son: que desarrolle su creatividad y sea estimulante para ellos.

Hay que buscar espacios en sus agendas para todo (colegio, deberes, descanso, extraescolares, JUEGO… y recordar que los niñ@s no volverán a serlo nunca más, que ya tendrán tiempo de estar todo el día ocupados, sin poder hacer en muchas ocasiones lo que les gusta… buscar un equilibrio y sobre todo preguntarle a ell@s que quieren hacer por las tardes, porque es más que probable que nuestros hijos estén haciendo lo que a nosotros nos hubiera gustado hacer cuando teníamos su edad  que lo que a ellos les gusta realmente.

BIBLIOGRAFÍA
Vídeo: ¿Bailamos?  José M. Anguiano

Mª Gloria Amorós Pérez

 @gamorosp

MIAC: Maestros Innovadores Alumnos Competentes

 @Educweb

Colaboración MIAC - Twitter

Symbaloo Edu y MIAC

Cabecero colaboración MIAC

¿Sabías que MIAC y Symbaloo han iniciado una colaboración?

La historia del acuerdo entre Maestros Innovadores, Alumnos Competentes y Symbaloo Edu comenzó en SIMO Educación 2016, donde tuvimos la oportunidad de conocer mejor nuestros proyectos. Allí nos dimos cuenta de la importancia de aunar esfuerzos para contribuir conjuntamente a crear un clima en el que la innovación en la educación vaya unida a la utilización de herramientas digitales que faciliten la labor de los profesores, y a su vez, promuevan la adaptacion de la educación a las necesidades del siglo XXI.

El acuerdo de colaboración nos permitirá intercambiar conocimientos y establecer sinergias que nos permitan avanzar en nuestros objetivos e inquietudes comunes.

SOBRE EL Certificado Symbaloo PRO

¿Te gustaría saber cómo utilizar una cuenta de Symbaloo de una forma más profesional? ¿Estás pensando en implantar el uso de herramientas y recursos digitales en tu centro educativo y no sabes por dónde empezar? Desde Symbaloo hemos preparado el curso del  Certificado Symbaloo PRO para que descubras cómo utilizar la tecnología Symbaloo de un modo profesional y puedas sacar el máximo provecho a una cuenta Symbaloo PRO. Desde ahora y hasta el 15 de febrero puedes convertirte en Instructor Oficial de Symbaloo PRO accediendo gratuitamente a nuestro curso.

El Certificado Symbaloo PRO es un curso online que consiste en una serie de vídeo tutoriales explicativos de corta duración, en los que mostramos con todo detalle la creación y utilización de una cuenta PRO de Symbaloo, además de cómo integrar diferentes recursos y herramientas digitales.

Es la mejor manera de aprender a sacar el mayor partido a todas las  funcionalidades de una cuenta Symbaloo PRO y aplicarlas en tu entorno profesional y educativo.

 

El curso está dividido en diferentes bloques temáticos para ajustarse a las necesidades y conocimientos de cada persona, adaptándose perfectamente tanto a usuarios que ya tienen experiencia con los webmixes y bloques de Symbaloo,  como también  a cualquier persona que desee lanzarse a experimentar con Symbaloo por primera vez.

Al final de cada unos de estos bloques se plantea una pequeña prueba con sencillas preguntas relacionadas con los vídeos del bloque correspondiente. La duración estimada para la realización del curso es de unas 3 horas, sin embargo no existe ninguna limitación de tiempo y es posible realizarlo al ritmo que cada usuario necesite.

Entre los contenidos del curso, encontrarás:

  • Cómo crear y configurar una cuenta Symbaloo PRO desde cero.
  • Utilizar el Panel de Control y todas y cada una de sus funcionalidades.
  • Cómo acceder como Administrador o como usuario a una cuenta Symbaloo PRO.
  • Tipos de Webmixes de una cuenta Symbaloo PRO: cómo crearlos, compartirlos…
  • Creación de bloques y cómo integrar recursos en ellos.
  • Introducción a los Lesson Plans de Symbaloo.

 

Al completar el test final con una puntuación mínima del 80%, te convertirás en Instructor Oficial de Symbaloo PRO y recibirás tu Diploma del Certificado e Insignia, además de poder disfrutar gratuitamente de 6 meses de suscripción a una cuenta Symbaloo PRO. En caso de no obtener dicha puntuación, podrás repetir el cuestionario tantas veces como sea necesario.

El curso del Certificado Symbaloo PRO está valorado en 29,95€, pero desde Symbaloo queremos celebrar el lanzamiento de nuestro curso y por eso estará abierto para su realización de forma gratuita hasta el próximo 15 de febrero.

 

Toda la información sobre el Certificado:

 http://symbalooedu.es/lanzamiento-del-curso-online-certificado-symbaloo-pro/

Enlace directo al Certificado Symbaloo Pro a través del que se accede directamente al webmix del Certificado:

http://certificadopro.symbaloo.com/

 

 

 

 

NIEVES

ASPERGER: SÓLO FUNCIONAN DE FORMA DIFERENTE

En el 2014 la Asociación Americana de Psiquiatría eliminó el síndrome de Asperger como un diagnóstico independiente de su manual de diagnóstico DSM-V y lo incluyó dentro del “trastorno del espectro autista”. Los profesionales de la educación, sin embargo, los seguimos teniendo en nuestras aulas.1

Un poco de historia

Hans Asperger fue un psiquiatra francés que nombró a este síndrome como “psicopatía autística” en 1943, un año después de que Kanner describiera el autismo. Muchas de las características identificadas por el médico austríaco como centrales al trastorno han permanecido inalterables hasta nuestros días: la naturaleza heterogénea del trastorno y su variable manifestación sintomática en función de los rasgos de la personalidad del/a niño/a y las experiencias de aprendizaje a las que se le hubiera expuesto en el colegio y en el entorno familiar. No es hasta que Lorna Wing ( 1980), U.Fritz (1991) y Gillberg en (1998) retoman el diagnóstico no se empieza a tener en cuenta para su uso clínico. Así, no es hasta 1994 cuando las clasificaciones CIE y DSM lo incluyen en el grupo de los trastornos generalizados del desarrollo.

 

¿En qué debemos fijarnos?

Sabemos que los diagnósticos son realizados por los especialistas de la salud, pero la primera persona que detecta a un/a niño/a es el/la profesor/a dentro del aula. Para ello debe fijarse en las siguientes características:

  • Un perfil atencional llamativo y desconcertante.
  • Presenta serias dificultades en la atención sostenida (prestar atención a una tarea) y en la atención dividida (capacidad para ejecutar con éxito más de una acción, a la vez que prestamos atención a dos o más canales de información).
  • Dificultades para inhibir los estímulos que no son relevantes.
  • Atención activa durante largos tiempos bajo su foco de interés.
  • Prestan atención más de lo que parece.
  • Rigidez mental y comprensión de las normas (ellos no tiene inflexibilidad  mental, lo más sencillo no es evidente para ellos) y no comprenden el sentido real de la norma.
  • Frustración.
  • Ansiedad.

 

Nuestra experiencia

Cada año nos enfrentamos a un nuevo curso. Ilusiones, entrega, proyectos, futuro… y te dicen: “en tu clase hay un niño Asperger en el aula”. Así empieza mi experiencia en el aula. Una de mis mejores experiencias, sin duda…

Lo inmediato que haces cuando te plantean algo así, es buscar información y más información, pedir ayuda, colaboración al orientador del centro y estrategias para poder empezar a trabajar con él. Para ello leí, releí y volví a leer varias páginas web, pero la que me sirvió de referencia fue: http://www.asperger.es/.

Lo primero que te planteas es cómo “trabajar con él” y, con el paso de los días, te das cuenta que lo que debes hacer es algo tan sencillo como es “acercarte a él”. Es muy importante crear un vínculo con ese niño, te tiene que ver como un ejemplo a seguir, como alguien en quien él se puede ver reflejado y le dé seguridad y confianza. Si esto no sucede, no va a dejar que le ayudes y lo vas a ver como misión imposible, todo lo contrario a lo que pensabas cuando le vista por primera vez la carita.

El primer trimestre lo dediqué a intentar crear ese vínculo con él y dar confianza a su familia. Pensaba que no iba a ser una tarea tan ardua y me iba a ser mucho más sencillo acercarme; pero debo reconocer, que tras 18 años dedicada a la docencia, es la primera vez que me costó tanto y tanto acercarme a un niño. Al principio recuerdo que me veía como una amenaza, no es que solo no me mirara ni me dejara tocarle, sino que cualquier palabra que salía de mi boca era mal recibida por él. Esto cada vez me llenaba más de frustración y dolor, pero al mismo tiempo me daba fuerzas para seguir inventando una y mil formas de acercarme a él. Finalmente, y casi 6 meses después… ¡LO CONSEGUIMOS!, sí, digo lo conseguimos, porque esto no era cosa mía sola, todos/as los/as compañeros/as que entraban en mi clase, orientadora y familia empezamos remar a la vez y, por supuesto él, me lo empezó a poner muy fácil.

A partir de ese momento, todo empezó a fluir. Ya teníamos las bases, ahora tocaba construir el resto de la casa. Tocaba avanzar con él desde otro punto de vista

Había muchos aspectos a tener en cuenta:

A) El trabajo autónomo: las explicaciones y las órdenes dentro del aula no iban con él. Debía explicarle a él solo intentando captar su atención. Antes de empezar una clase, él debía tener todo muy claro, lo que se iba a hacer, cuándo, cómo y qué materiales íbamos a utilizar. Para ello había que estructurarle la tarea con una lista de pasos.

Captura

 

Captura1

 

B) Trabajo en grupo o cooperativo: necesitaba su espacio y su tiempo, le   costaba mucho compartir con los demás (dialogar, buscar soluciones conjuntas, reparto de tareas, llevar a cabo un rol con sus compañeros de equipo…), por lo que establecí una serie de roles (moderador, secretario, portavoz y coordinador) con las funciones bien definidas. Todo ello por escrito y visible para todos los miembros.


C) Exámenes
: evidentemente modificados con preguntas cortas o de tipo test sin alterar, evidentemente, las competencias básicas marcadas para el curso y, en otros casos, con pruebas orales. Todo ello enmarcado en lo que se conoce como una adaptación de acceso

D) Lenguaje: su lenguaje era rígido y literal, no entendía las bromas o los dobles sentidos y tenía que llevar cuidado con lo que decía pues se lo tomaba todo literal.

E) Planificación: Si teníamos programado algo para una sesión, y nos salíamos de su rutina, se alteraba muchísimo, él mismo reconocía ponerse nervioso, por lo que yo debía tener muy clara la tarea del día y planificársela a él primero. Incluso, en ocasiones, consensuar con él las actividades y los tiempos. Debemos anticipar la información a través de apoyos visuales u organizadores gráficos (nos puede servir de ayuda esta página http://arasaac.org/), agenda con las actividades que va a realizar, donde, con quien y cuanto tiempo… El horario por colores es una buena opción.

F) Tiempos: Este es otro tema, las actividades y los tiempos de las mismas. Su capacidad era la misma que los demás, pero es cierto que necesitaba su tiempo, por lo que la carga de tareas se veía reducida a la de los compañeros, también a él se le ampliaban los tiempos para presentar los trabajos, y además se le hizo una adaptación a las pruebas escritas (más grandes, más claras y más espaciadas).

G) Atención: a estos niños/as les cuesta muchísimo centrarse y mantener la atención, por lo que debía planificarle los trabajos a corto plazo, y con descansos frecuentes. Recuerdo que le gustaba muchísimo ser mi secretario, pues eso a la vez que le hacía sentirse importante porque ayudaba a la maestra, le servía de descanso y desconexión (cosas como ir a por fotocopias, repartir material, pedir algún favor a un maestro/a de otra aula…)

H) Relación con los iguales: le gustaba tener amigos/as, pero no sabía cómo, y la manera de conseguir acercarse a sus iguales, la mayoría de las veces no era la más correcta (insultaba, pegaba, gritaba, hacía comentarios desafortunados. Es imprescindible trabajar con ellos las normas básicas de relación con los demás, como mirar a los ojos, no interrumpir, respetar el turno y respetar la opinión de los demás… Por otro lado, le costaba muchísimo tener empatía con el otro, por lo que se ponía muy nervioso cuando veía alguna injusticia y no entendía el por qué un niño lloraba, o se reía o simplemente estaba serio. Es muy importante trabajar con él el reconocimiento de las emociones propias, primero (con imágenes, vídeos, delante de un espejo…) para más tarde trabajar las emociones de los demás, fijándonos en las expresiones faciales, gestos, etc. Un material de trabajo muy interesante es el libro “En la Mente: un soporte gráfico para el entrenamiento de las habilidades pragmáticas” de Marc Monfort.

 

Para saber más…

Se puede encontrar más información muy interesante y que nos ayudará en el aula y fuera de la misma en la página oficial Federación Asperger España: www.asperger.es, en el blog aulapropuestaeducativa.blogspot.com.es,  un portal que ofrece recursos gráficos y materiales para facilitar la comunicación de aquellas personas con algún tipo de dificultad en esta área y, en esta misma línea, una aplicación (e-Mintza) de descarga gratuita en este enlace: http://fundacionorange.es/emintza.html. Es un programa de descarga gratuita que presenta un tablero de comunicación con pictogramas o imágenes y sonidos asociados que permiten una comunicación directa y sencilla. El tablero es fácilmente personalizable en cuanto a la lengua utilizada, textos, imágenes, vídeos o sonidos, en función de las necesidades del usuario, quien podrá interactuar preferentemente a través de una pantalla táctil en un dispositivo tipo tablet, pero también a través del ratón en el caso de una pantalla de ordenador no táctil.

Nieves Perlasia Riquelme

Mª Fernanda García de la Concepción

MIAC: Maestros Innovadores, Alumnos Competentes

 @Educweb

MGLORIA

Y en tu clase… ¿qué cuentos tienes?

Caperucita Roja, Los tres cerditos, El gato con botas, Blancanieves, Pulgarcito, Alicia en el país de las maravillas, La cenicienta… esos son los cuentos que en ninguna biblioteca de aula suelen faltar. Leer estos títulos nos parece normal porque son los cuentos de siempre, los que han ido pasando de generación en generación… ¿pero nos hemos parado a pensar que las generaciones van avanzando y hay otros muchos tipos de cuentos que pueden ser muy útiles para trabajar con nuestros alumn@s?

Porque no tener en clase cuentos como estos: El topo que quería saber quién se había hecho aquello en su cabeza, Pipi caca, Piojos, Nacho pista tenista, Aitor aviador, Silvina bailarina… Pues bien, los primeros no suelen aparecer en nuestras aulas porque son temas escatológicos que no todos/as estamos dispuestos a trabajar en clase y ¿los segundos?, ¿por qué no tenemos cuentos que hablen de discapacidad?, ¿nos incómoda?… la respuesta la podemos ver en este video creado por la Asociación Francesa Noemí.

La discapacidad vista por los niños

Los Cuentos, son la materia prima para los primeros coloquios, es a partir de ellos cuando se establecen las relaciones entre los profesores y sus alumn@s.

Independiente de nuestras creencias, gustos, ideologías, intereses… los niños/as tienen derecho a que les contemos relatos, nanas, poemas… de la tradición de cualquier pueblo y especialmente si esas historias potencian su imaginación y capacidad. Por eso no podemos privarles de algunos temas, TODOS deben ser tratados con normalidad, sólo así estaremos formando personas que respetan, que ayudan, que no discriminan, que cuidan y que no se sienten más o mejores que los demás, sino uno más.

Algunos de los cuentos que podemos tener en nuestras clases son los siguientes:


nacho-tenista

NACHO PISTA TENISTA  ( Espina bífida)

“Nacho nació con espina bífida y no puede mover bien las piernas, por eso usa unos bastones para caminar”. Así se presenta a este pequeño tenista afectado por una malformación que aqueja a la columna vertebral y a la médula espinal. Él mismo cuenta cómo antes de cada partido dialoga con “Colum”, su columna, para que no le falle durante el juego, a pesar de que compita contra el rival más fuerte.

aitor-aviador

AITOR AVIADOR (Déficit de atención)

Los niños con déficit de atención e hiperactividad (TDAH) tienen dificultades para concentrarse, como Aitor. En su cerebro la información va más lenta y esto le provoca la necesidad de moverse más de lo habitual. Y es que Aitor tiene tantas cosas en la cabeza… Salta de una a otra de manera impulsiva, sin dar tiempo a terminar una idea, ya está pensando en la siguiente.

Aitor explica en primera persona las dificultades a las que se enfrenta en casa o en el colegio a consecuencia del TDAH. Por eso aclara por qué su médico le ha recetado unas medicinas para que su cerebro funcione de manera correcta, por qué su profesor mantiene un trato especial con él y por qué sus padres le muestran tanto cariño y le dicen muy despacio lo que debe hacer.

quieres-conocerme¿QUIERES CONOCERME?  (Síndrome de Asperger)

Sus compañeros los ven físicamente normales, pero con ciertas rarezas en algunos comportamientos, que se toman como excentricidades y no como dificultades. Y son estas rarezas las que provocan el rechazo. Está en nuestra mano cambiar la percepción.

ROSALÍA LA ESPÍA (Deficiencia auditiva)rosalia-la-espia

La sordera de Rosalía no le impide ser una auténtica espía. Es una niña resolutiva. Como sabe leer los labios, es capaz de descifrar todo lo que los profesores se dicen entre ellos. “Leer los labios es guay, aunque es un poco complicado”, confiesa. No obstante, ella cuenta con la ayuda de un audífono: “Un aparatito que llevo en mi oído”.

Gracias a esta “estratégica combinación de técnicas” y a su intuición, Rosalía se entera de aquello que sus compañeros no escuchan. Es así como descubre que su colegio se venderá e inicia un plan junto a sus amigos para impedirlo.

amador-actor

AMADOR ACTOR (Parálisis cerebral)

 Amador tiene una herida en el cerebro, por eso le cuesta moverse o mantenerse en pie. Esa es la razón de que pase mucho tiempo sentado. Aun así, se prepara para ser actor. Aunque le cuesta hablar, ensaya para recitar su papel sin problemas. Y es que “¡yo llevo el escenario en la sangre!”, exclama.

AURORA LOCUTORA  (Deficiencia visual)aurora-locutora

Las  personas con ceguera desarrollan mucho más el resto de los sentidos. Como Aurora. Se define a sí misma como un felino porque tiene el oído “más fino que nadie”. A ella le cuesta ver con sus ojos, tiene ceguera y apenas distingue formas, pero ella ve de otra manera. “Puedo tocar algo y saber cómo es”, afirma orgullosa.

Aurora se lo imagina todo, en especial, los partidos de fútbol. Los escucha todos los domingos con su abuelo. Encienden la radio, se acurrucan en el sillón y disfrutan juntos del encuentro.

silvina-bailarianSILVINA BAILARINA  (Síndrome de Down)

Como su nombre, Silvina es una niña fuera de lo común. Pero no porque tiene síndrome de Down, sino porque le encanta bailar, a pesar de que sus músculos están siempre relajados. Por ello baila mucho para mejorar y fortalecer su complexión. El esfuerzo no le importa. “Aunque aprenden un poco más despacio, ellos, igual que todos nosotros, ríen, lloran, crecen y sueñan, igual que tú”, recuerda este cuento.

No solo quiere bailar, sino que quiere ser profesora de danza. Desea ayudar a otras personas como ella a superar sus miedos y disfrutar de lo que les gusta.

MI MAMA ES VERDE, MI VECINO NARANJA (TDAH)mi-mama-es-verde

Enseña a los niños el modo en que deben relacionarse y tratar con las personas en función de la confianza y familiaridad que tienen con ellas. Está dirigido a niños entre 5 y 13 años y a su familia. Especialmente indicado para niños con déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) o Asperger.

koala

BAMBÚ EL KOALA. (Autismo)

Un cuento sobre un koala que no es capaz de relacionarse. Un cuento sobre el autismo.

CUENTOS ONLINE SOBRE TDAH

luna

pincho

fosforete

trasto

Unidos a estos títulos son muchos más los que podemos encontrar para qué empiecen a formar parte de nuestras bibliotecas.

Todo está avanzando  y cambiando (prácticas innovadoras, metodologías inclusivas, inteligencias múltiples  e incluso el ámbito conductual-emocional) y nosotros somos los encargados de guiar a nuestros alumn@s, moldearlos y preparar en gran parte para que sepan defenderse ante la sociedad que les espera. Por eso debemos saber elegir, y hacerlo correctamente Y HACERLO YA.

 

BIBLIOGRAFÍA

.Vídeo: La discapacidad vista por los niños. Asociación Francesa Noemí.

.Cuento: NACHO PISTA TENISTA. Web biblioteca infantil Fundación Once

.Cuento: AITOR AVIADOR. Web biblioteca infantil Fundación Once

.Cuento: QUIERES CONOCERME, SINDROME DE ASPERGER. Editorial Salvatella

.Cuento: ROSALÍA LA ESPÍA. Web biblioteca infantil Fundación Once

.Cuento: AMADOR ACTOR. Web biblioteca infantil Fundación Once

.Cuento: AURORA LOCUTORA . Web biblioteca infantil Fundación Once

.Cuento: SILVINA BAILARINA. Web biblioteca infantil Fundación Once

.Cuento: MI MAMA ES VERDE, MI VECINO NARANJA. Editorial CEPE.

.Cuento: BAMBÚ EL KOALA. Editorial SM.

.Cuentos online. FEAADAH, Federación española de asociaciones de ayuda al déficit de atención e hiperactividad.

             _ MIAC: Maestros Innovadores, Alumnos Competentes

             _@Educweb

16522350_10212688793154108_1484834391_o

5 claves para mejorar la lectura de los niños con TDAH

1

El Trastorno por Déficit de Atención (TDAH) se ha convertido en uno de los trastornos más diagnosticados en población infantil. Aunque hay diversidad entre estudios, todos coinciden en situar la prevalencia del trastorno en un 6-8%, lo que traducido a la práctica docente equivale a aproximadamente un niño hiperactivo en cada aula de España. Los síntomas principales que definen el TDAH son la inatención y la hiperactividad-impulsividad, teniendo que estar presentes durante al menos 6 meses y en más de un contexto de la vida del niño (en el hogar y en casa).

Este patrón persistente de inatención e hiperactividad suele ser la causa del desarrollo de numerosos problemas a medio plazo en el niño. La aparición de otros problemas psicológicos comórbidos es frecuente, ya que 6 de cada 10 niños TDAH cumplen criterios también para otros trastornos. Podría decirse que lo observable sería la inatención e hiperactividad, pero debajo de estos, como en un iceberg, están sumergidos muchos más problemas que pueden dificultar el correcto desarrollo del niño. Algunos de los más frecuentes son:

2

De entre todos estos, el trastorno del aprendizaje es uno de los más importantes, más en concreto el trastorno específico de la lectura, debido al gran impacto que tiene en el aula por el papel transversal que la lectura tiene en la adquisición de aprendizajes. Por tanto, es necesaria una intervención combinada entre todos los agentes que trabajan con el niño en el contexto escolar.

¿POR QUÉ LOS NIÑOS CON TDAH TIENEN PROBLEMAS DE LECTURA?

Una de las razones principales de este déficit es la inatención. La lectura conlleva numerosos procesos automáticos que el niño debe realizar como son la decodificación grafema-fonema, la unión de dichos fonemas, el acceso a las palabras conocidas por el niño y la comprensión del fragmento o texto. Una falla en los procesos atencionales conlleva irremediablemente que haya interferencias en alguna parte de este proceso y por tanto que haya una mala ejecución lectora. Si el niño es incapaz de bloquear pensamientos distractores, de no mirar a otros sitios o dejar de escuchar otras cosas para así centrarse solo en la lectura, probablemente se desarrolle un problema en esta área.

Además de la inatención, la motivación también puede explicar parte de los déficits asociados a la lectura de los niños con TDAH. El niño no puede regir su conducta por motivación intrínseca, es decir, no es capaz de realizar cosas sin un refuerzo externo que le motive. Es por ello que una de las herramientas de la psicología clínica infantil más eficaces es la economía de fichas, donde al niño se le premia inmediatamente después de haber realizado un comportamiento deseado. Relacionando esto con la lectura, podríamos decir que leer no proporciona refuerzos inmediatos que motiven el mantenimiento de la conducta, por lo que el niño se cansa y se aburre y su rendimiento disminuye. De hecho, algunos estudios revelan que existen diferencias no solo en el nivel lector entre niños con TDAH y niños de desarrollo típico, sino también en el disfrute de la lectura y la lectura voluntaria en casa.

Por último, el elemento de la hiperactividad tiene también un papel importante en los problemas en la lectura. Tradicionalmente se ha considerado que la agitación motora del niño TDAH se combatía precisamente con lo contrario, es por ello que se realizan intervenciones contextuales y estimulares para reducir al máximo los estímulos que puedan provocar un exceso de movimiento en el niño (sentarlo al lado de un niño tranquilo, ponerlo en primera fila y alejado de ventanas,…). Sin embargo, nuevos estudios defienden el papel positivo que la hiperactividad tiene en el niño con TDAH. La teoría de la Estimulación Óptima (Zentall) expone que el nivel de activación del cerebro de estos niños está por debajo de lo normal, por tanto buscan aumentar ese nivel de activación mediante su comportamiento (mediante la agresión, la agitación, la emocionalidad, etc.), ya que es necesaria la activación óptima del cerebro para realizar cualquier tarea que requiere un esfuerzo intelectual. Esto explicaría por qué la medicación estimulante tiene el efecto paradójico de “tranquilizar” a los niños con TDAH y por qué en algunos estudios se ha hallado que los niños TDAH que se mueven durante una tarea rinden mejor que aquellos a los que se les prohíbe hacerlo, y la lectura es precisamente una de las tareas en las que más se exige estar quieto, lo que tiene efectivamente el efecto contrario al deseado.

3

ALGUNOS CONSEJOS PARA INTERVENIR EN EL AULA

  1. Adapta las lecturas: Aquellos textos que contengan oraciones activas, adjetivos vividos y pocas descripciones favorecen la atención a la hora de leer. De igual manera, introducir elementos sorpresivos y novedosos o personajes peculiares hará que se recuerde mejor lo leído.
  2. Deja que el niño se mueva: Esto no significa que tengamos que dejar al niño dar vueltas alrededor de la clase, pero sí que aceptemos ciertos movimientos para auto-activarse como puede ser el movimiento de pies y manos, tocarse el pelo o retorcerse en su asiento, siempre que no suponga una distracción o una molestia para el resto de los compañeros.
  3. Estimula sus sentidos: Para activar el cerebro de los niños con TDAH, una buena manera puede ser facilitarles textos en color o textos grabados para que lo simultaneen con la lectura. No tengas miedo de cargar sus tareas por si se distrae, los elementos potentes captarán su atención.
  4. Utiliza estrategias activas: Releer una y otra vez una lección puede ser poco motivante; el uso de estrategias activas como las flashcards convertirán el estudio en un juego desafiante de acertar preguntas. Además de eso, conseguiremos centrar los esfuerzos del niño en el material que menos domina, dejando de lado estrategias de repetición que no favorecen la atención en el TDAH.
  5. Recompensa la lectura: El niño debe percibir la lectura como algo motivante, así que refuérzale siempre que puedas. Una buena lectura de un fragmento debe ir acompañada de un elogio, una muestra de afecto o de un premio en forma de positivo. Si esto además se hace delante de toda la clase, se favorecerá también la percepción que los compañeros tengan sobre él, mejorando así el plano social del niño con TDAH.

Jonatan Molina Torres

Psicólogo clínico infantil

@joniii91