Belén Piñeiro: “Es esencial que nos vean ilusionados para poder contagiar al alumnado”.

Belén Piñeiro

Belén Piñeiro: Maestra de corazón

 

1. Belén Piñeiro y “maestra de corazón”, ¿qué tienen en común?

Ambas somos muy curiosas, creativas y entusiastas. Siempre estamos buscando nuevos retos, nuevas formas de hacer las cosas y nuevos desafíos. Creemos que siempre se puede mejorar (Belén a nivel personal y Maestra de Corazón a nivel profesional) y nos hace mucha ilusión confirmar, día a día, que no nos equivocamos. Cada año ambas aprendemos cosas nuevas y tratamos de transmitir lo mejor de lo que hemos integrado a los demás.

2. ¿Cuáles fueros tus primeros pasos en la educación? 

En ese sentido me considero muy afortunada. Nada más terminar mis estudios me fui a Londres, a trabajar en una escuela infantil en la que todo aquello que había aprendido a nivel teórico se llevaba a la práctica: educación personalizada, atención individualizada a cada alumno, programación de aula basada en las necesidades e intereses del alumnado… Y con una ratio que me permitía hacer todo esto. En el grupo de niños de 2 años teníamos un máximo de 4 alumnos por educadora y en los grupos de más edad, un máximo de 8.
Al volver a España me encontré con una realidad muy diferente a aquella, y más hace 10 años, donde apenas se oía hablar de Innovación Educativa. Esa fue la primera gota que me hizo querer poner mi grano de arena para cambiar las cosas.

3.  Los docentes siempre decimos que lo somos por vocación y, casi siempre, inspirados en un  maestro o una maestra que nos enseñó cuando éramos más jóvenes, ¿cuál fue tu modelo?

Mi modelo a seguir lo tuve claro desde los 4 años. Fue mi primera profesora de “parvulitos”, María Luisa Abad. Desde que la conocí siempre repetía que de mayor quería ser “como mi profe Luisa”. Las clases con ella eran muy divertidas, los alumnos nos sentíamos queridos, respetados y escuchados. Siempre tenía una muestra de cariño para cada uno de nosotros y conseguía despertar nuestro interés de una forma muy natural.
Este mismo año me reencontré con ella 30 años después de tenerla como tutora. Descubrí que durante todo este tiempo ha tenido una gran influencia en el campo de la educación, de la coeducación, la igualdad y también de la escritura. Confirmé que no me había equivocado de referente. Podéis ver y descargaros parte de su trabajo, aquí:

4. Hemos leído que 2017 fue un año duro, de escapar de tu zona de confort, ¿qué te hizo despegar?

Tras casi cuatro años en Maestra de Corazón había llegado un punto en el que o bien aparcaba el blog como un “hobbie” o bien me decidía a montar un proyecto online que me permitiese llegar a más personas y poder vivir de ello.
Tras publicar “Educar las emociones en la primera infancia” me di cuenta de que gracias a mi trabajo online, mi proyecto educativo había llegado a miles de personas, mientras que si solamente lo hubiese llevado yo a cabo en mi aula, tan sólo se beneficiarían 25 niños cada curso escolar.maxresdefault
Así que decidí apostar por el trabajo en internet y hacer algo a mayor escala. Busqué a otros profesores y profesionales de la educación y monté Escuela con Corazón, una plataforma de formación online en Innovación Educativa para padres y docentes. Y aunque es lo mejor que he hecho hasta ahora… debo afirmar desde la más profunda humildad que “no sabía dónde me metía”.
En el colegio tampoco nos enseñan a emprender, ni a trabajar por nuestra cuenta y en 2017 yo tuve que aprender a hacerlo a marchas forzadas. Ha sido un año de muchísimo trabajo, de mucho estrés y de muchos retos y obstáculos superados. Pero me siento muy satisfecha con lo que he conseguido. Tenemos la escuela a pleno rendimiento y también puedo afirmar que soy un poquito más sabia que hace un año. Como decía al principio de la entrevista… ¡me encantan los retos!

5.  Has escrito varios libros sobre educación emocional y has llevado a cabo diversos proyectos, ¿cuál es tu hijo “mimado”?

¡Huy! ¡Qué pregunta más difícil! Esto es como pedirle a una madre que diga a qué hijo quiere más. Cada uno de ellos tiene algo que los hace especiales. Pero bueno, te hablaré de dos de ellos: “Educar las emociones en la primera infancia” le debo que ha sido “mi primogénito”. La base del libro fue mi Trabajo de Fin de Grado de la carrera y con el que obtuve la Matrícula de Honor.51sxTY4NDEL._SY361_BO1,204,203,200_

Incluye una propuesta de intervención para introducir la Educación Emocional en las aulas de segundo ciclo de Educación Infantil. Tras dos años de vida de mi blog, Maestra de Corazón, decidí publicarlo y fue un exitazo. No sabes lo feliz que me hace saber que hay miles de niños que están aprendiendo a identificar, aceptar y gestionar sus emociones gracias a él.

Y por otro lado, también le tengo un cariño especial a “Las gafas de Guille”. Es mi primer cuento infantil y enseña a los peques a centrar su atención en las cosas buenas que le rodean. Siempre había querido publicar un cuento, así que este ha sido otro sueño cumplido.

6.  Se escucha continuamente que para que haya aprendizaje es necesario un desafío que provoque en el alumno una necesidad de ‘querer conocer’. ¿Qué reglas de oro se deben seguir para conseguirlo?

Considero que hay dos aspectos fundamentales: la actitud del profesor y el efecto sorpresa. Un profesor desmotivado no podrá motivar a sus alumnos. Es esencial que nos vean a nosotros ilusionados con lo que hacemos para poder contagiarles a ellos ese entusiasmo. Y después, el factor sorpresa. No puede ser que hagamos todas las clases iguales. Que una sea una copia de la anterior y así sucesivamente. Un alumno que no sabe qué va a pasar cuando entre el profesor por la puerta, estará mucho más atento a uno que ya sepa cómo será todo el desarrollo de la clase desde el primer día de curso.

“Tenemos que aprovechar esos primeros minutos

para captar su atención con un desafío,

una pregunta que les intrigue o una actividad que les sorprenda.”

Es como el inicio de una película o de un libro: en las primeras páginas decidimos si nos interesa o no. La emoción va unida al aprendizaje y la sorpresa es una gran aliada.

7. Nuevo año, ¿vida nueva o continuación del anterior?

Creo que este 2018 será un poquito de las dos cosas. Sigo trabajando en la consolidación de Escuela con Corazón, pero también tengo nuevos objetivos. Intentaré que este año sea un poco más relajado que el anterior, pero ¡nunca se sabe!  En 2017 aprendí mucho sobre el manejo del estrés, algo que estoy segura de que me valdrá para toda la vida. Así que veremos qué nuevos retos nos depara 2018. Seguiremos creciendo :). Motivación no me falta.

INSTAGRAM 110x110-01

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *